11 noviembre 2003

Noviembre 5th, 2003, sacado de demonios.net: Es miercoles, pasaron varios dias desde el Halloween cuando conocí profundamente a aquel hombre. Todo ocurrió el viernes que me fui de pachanga con compañeros de salón de la SOGEM. La chava ofreció su casa para los que se quisieran quedar a dormir ahi, yo me quedé. Al llegar no me disfracé de nada, solamente compré maquillaje para pintarme de forma vampirica, mi personaje favorito del Halloween (dicen que es muy diferente al día de muertos, ¡y claro que lo es! el halloween en este pais creo que es puro desmadre, un pretexto mas).

Como iba diciendo, al llegar encontré a ese chavo vestido demujer, no lo reconocí. Debo admitir que se miraba mas arreglado de lo que yo, estoy acostumbrada a eso. Parecía reportera de una revista del corazón: Falda negra, peluca al estilo de la Nana Fine, labios pintados y uñas azules, demasiado bien el wey, demasiado perfecto, no me sorprendería que esa fuese su afición. También fueron un pachuco, un rastafari, un hombre y el santo, ah, también el mil mascaras aficionado de México.

Yo, como siempre, en la bebida, pero consciente de ello. En mi familia siempre ha existido la costumbre de que puedes ponerte hasta las chanclas mas no puedes olvidarte de tus actos porque tu eres responsable de ellos, jamas de los jamases culpes al alcohol. En fin, al principio tomé vino tinto, despues bacardi con sangria y luego un poco de tequila. Conociemndome yo ya sabía que estaba hasta atrás, así que decidí comer un poco de cochinita pibil y unas papas. Se me bajó la peda. En eso varias estaban bailando canciones de Shakira y yo me les uní a la de "ojos negros". Estabamos haciendo un performance de los brazos de Viznú, muy divertido, pero nunca me pude cordinar. Despues de eso con mi maquillaje fui a pintar a uno de dominó en su cara, estaba aburrida y necesitaba hacer algo. Le encantó mi trabajo al ñor que me pidió pintarlo porque no tenía ningun disfraz, todo normal,todo normal.

Despues de eso Erika (alter ego femino del chavo antes mencionado) se puso a entrevistar a varios de los que estaban ahi acompañado de la camara del pachuco, a mi ya me apodaron la "guerrera vampirica" (solamente porque nunca me he podido quitar estas chaquetas militares que tanto me fascinan), mientras que algunos fueron apodados de otras formas, completamente ebrios todos, excepto un amigo perdido de por ahi.

Despues de algunos minutos apareció Edgardo, el verdadero, el que antes fue Erika. Antes a todos les decía lo excelentes escritores que eran y demas zonzeras, realmente pedo, borracho. Y yo que estaba igualmente peda lo sabía completamente, eso ya está cañon. Se quería desnudar solo para hacer fiesta, varios le dijeron que tuviese consciencia, porque lafiesta si se puso chida, no era necesario hacer escandalo, aparte de que hacía un frío de los mil demonios (copyright). Bueno, habiendose calmado el chavo me fui a bailar con él mientras tenían el disco de La oreja de Van Gogh (lo se, casi todas fueron freasas, aunque por ahi llegaron a pedirme Rammstein, y ni lo tuve, chin). Despues de eso me invitó unas cubas, estaba dispuesta a rechazarlas por lo mismo de que quería tener control. Es aqui cuando elchavo me abraza y me dice.

"¿Sabes que,Laurita? Me gustas mucho"

Y yo contestandole, consciente en mente e inconsciente en deseo.

"¿Sabes? Yo tengo unas ganas tremendas de besarte"
"¿Ah si?"
"Si, neta"

No pensé que se aventase, pero lo hizó y me agarro desprevenida, besandonos alrededor de media hora en la cocina, otra media hora en el baño, quince minutos en el patio y el resto dentro de la casa. No se resumió en mas que eso: beso y faje. Aunque el me dijo que tenía ganas de llevarme a la cama. No me dejé. Bien dije antes, puedo ponerme hasta las chanclas, pero yo soy responsable de mis actos.

Ahora no me siento culpable ni pos los besos ni por los fajes ni por lo que hicimos, la única culpa que tengo es que no se si ahora me gusta mas (porque realmente me gusta, si no fuera así ni le hubiese dicho que quería besarlo) o estoy empezando a quebrarme en cuanto ilusión, o no se si yo le guste a él, es algo demasiado confuso, no obstante creo que los dos tenemos que hablar. No puedo sacarle la vuelta ni el tampoco me la puede sacar, porque es así como hemos estado... y esa es mi única culpa, no el hecho sino el despues.

No hay comentarios.: