07 noviembre 2007

1/2













Mi mitad esta a la mitad de la mitad,
y yo estoy en el extremo de esa mitad,
dejando mitades de dos entre dos.
No le puedo romper y repartir
pero es lo que ayuda a sobrevivir,
no le puedo enterrar a la medida
ni hacer que se quede conmigo.
Mi mitad de mi rostro, mi medio,
mi pedazo hecho pedazos.
Queda en mi juntarlo para que se entere
que nunca estuvo roto,
que solo necesita acompletarse
en mis mitades perdidas por igual.

No hay comentarios.: