26 febrero 2008

Sin pensamiento propio

El vacio de lo implaneado da para abarcar mucho y agarrar poco... no quiero complacer a nadie, solo me quiero relajar bebiendo una cerveza, ya sea en el frio que ya pronto se va y dejará de sobra un calor que pesa dos kilos y medio. El desierto y las montanas de piedra hacen conjunto. Ahorcados con cordones naranjas o verdes los robot de carne y hueso se van a hacer su jornada, hay que seguirlos también. Nos quedamos sin tiempo para nada. El insomnio invadió la casa con un viento que llevaba hojas, el frío se esforzaba por llegar, la compañía era Cortazar y un diario gastado, así como un alma encapsulada en una mica. Hay que partir

2 comentarios:

mIkE dijo...

Ese maldito calor que se avecina me tiene amargado, Cortazar es la major compañia... en fin disfrutemos una cerveza, gusto en leerte.

Heck dijo...

que onda, a que te dedicas, como va la vida en provincia