20 junio 2008

En la super aventura del internet

Justo hace unas horas me dediqué a buscar redes abiertas como si se tratasen de metales preciosos. En lugares de Guadalupe donde tenía la idea de por verse cacos, o más bien, con aire de pueblo inseguro, dudaba que hubiera, pero a tres cuadras de donde yo vivo, por una tienda de abarrotes, donde tienen cancha de futbol con piso de tierra y no de pasto, donde hay vidrios tirados y algo de basura, resulta que encontré una red libre. Ovbiamente no puedo decir que dominé el internet, pero si me puedo jactar de encontrar un lugar que calme esta hambre de (des)información que tengo. Veo la realidad y estoy en el internet, se ha creado una perfecta armonía entre los dos gracias al acceso a la lap top que tengo. Siento el fresco de la noche, el viento que sopla y alborota mis cabellos grasientos. Diría que parece peligroso, pero en este parque detrás de un Waldos y un Autozone que estan en la avenida Benito Juarez me siento muy bien. Quizá me de mis vueltas por aquí más seguido. No sé a quien le estoy roband... digo, pidiendo prestada la red. Sin más que agregar y con riesgo de que la bateria se me acabe, es todo lo que tengo que decir por el momento. Me desacostumbré a la vida de internet, pero ahora estoy de regreso, y con más fuerza.

Se aceptan escupitajos y comentarios a un escrito meramente egolatra =)

No hay comentarios.: