01 diciembre 2008

El recuento de estos rojos días

Disculpen si lo que sigue está en tono muy encabronado, comprenderan lo que es el Sindrome Post Menstrual:

Querida mierda de cosa… no tengo por qué insultarte, no sé qué es lo que sucede con el ambiente, pero al parecer nadie se quiere divertir… quizá ellos estén mejor sin mí por el momento. Ando sensible, no percibo bien las cosas, empiezo a escuchar risas, seguramente algo hice mal porque se la están pasando bien. En mi periodo las cosas me parecen más trágicas de lo que son, a veces hasta alucino que las paredes y las macetas sangran. Es una visión común si tú misma estás sangrando, también es un pretexto perfecto para drogarte con ibuprofeno, acido acetilsalicílico y otras tantas pastillas legales que te embrutecen, por que el dolor realmente no se va, la medicina solo hace que te olvides de él. Una descripción apropiada a ese dolor es que dentro de tu vientre es como si tuvieses gatos en etapa de celo, de esos que se rasguñan y rasguñan a tu alrededor, como si tu piel fuese la tela en las que ellos están enjaulados. Aunque también es la una buena certeza, ya que el sistema funciona bien, a tiempo, y no hay riesgo de embarazo si tienes vida sexual activa, pero claro, para las que todavía no pasan por eso no se salvan de los quistes o de algún cáncer. En fin, un comentario sarcástico hecho en broma puede ser tomado en serio durante estos días, y cualquier cosa equivale a un escupitajo en la cara. No importa, tengo cosas que hacer, un ensayo de Jim Morrison me está presentando algunos problemas, pero aunque me cueste, aprobaré este semestre, no quiero desperdiciar mis vacaciones en la escuela más que para el estrés de las inscripciones, que ya es suficiente por estos días.

No hay comentarios.: