16 marzo 2009

Al fin mis vacaciones personales

Después de un par de semanas de histeria y a falta de algo que decir por tener mucho que hacer, al fin ahora descanso ¿por qué tanto trabajo? Pregúntome yo. Pues bien, porque quería salir, trabajar como free lancer tiene sus ventajas como mucho descanso y mucha hueva sin el dinero, pero las desventajas vienen con el trabajo verdadero, eso quiere decir desvelarte dos días, vivir a dosis de Red Bull y aspirinas, así de mezclar café y azucar. También agregué a la jornada un par de días de chinga extrema trabajando para ExpoMascotas (lal imbécil de consejo estudiantil que me chingó la madre el domingo por no estar en mi lugar le digo de una vez: ¡vete a la mierda, pendejo!¡ojalá trabajaras lo que yo trabajé sin que te mantuviera tu papi!)

Terminé mi trabajo a tiempo, así que regreso a la hueva de esperar proyectos, eso me ha dado chance para escribir algunos cuentos y hablar de proyectos editoriales. He ganado mucho dinero, pero eso es de menor importancia. En este periodo me pasaron muchas cosas, Petronila al fin fue reparada gracias a aportación de mi padre y después de mucho tiempo mi cuarto está ordenado, esto fue aportación de mi madre. Vengo toda molida, me duelen los músculos y necesito un flanax o cualquier analgésico para estar en calma. Hoy solo me limite a ver la televisión y comer comida china y nieve de vainilla.

¿Conclusión? No hay ninguna, el día casi se termina y sigo cansada de no hacer nada, es todo lo que acumulé de la semana pasada.

4 comentarios:

Victor H. Garcia Alonso dijo...

Qué bueno, ya os merecías semejante descanso, yo descanso igual todos los días, otra vez de nuevo (pleonasmo a propósito) “quien como yo que vive de las rentas”.

Victor H. Garcia Alonso dijo...

Por favor, lo de entre comillas del comentario numero 1 léase con un tono pesadamente poético, como si de una letanía se tratase (que lo es).

mIkE dijo...

Si ganaste mucho dinero... pues comparte la Cheve!!!

Victor H. Garcia Alonso dijo...

Qué bueno, ya os merecías semejante descanso, yo descanso igual todos los días, otra vez de nuevo (pleonasmo a propósito) “quien como yo que vive de las rentas”.