29 junio 2009

"Sólo tenía hambre" o "Carta a mi entorno de hogar"

¿Sabes qué? Sé que hice mal al comer algo que no era mío, y sé que no debí hacerlo pero tenía hambre ¿y sabes qué? Sí, me siento mal, y me siento peor por que sé que ya no te importa, sin embargo, cuando tuve que enfrentar cucarachas con una escoba y tu no estabas ahí tuve que soportar pesadillas de ellas invadiéndome, así como también antes de eso tuve que aguantar quince días pasando hambre, comiendo una vez al día o cada dos días, y todo porque tienes a alguien a quien querer y ella te complementa. Sí, sé que debo sentirme culpable, y lo soy, sin embargo tú al comer de cosas que me dieron por caridad también haces que acuda a ello, que mastique algo tan sabroso, que coma lo que se hacen, o lo que se preparan entre ustedes, y no creas, le quería pedir la receta, por esto debo soportar hambres e indiferencias.

No quiero que esto termine mal, quiero que termine de la forma más civilizada posible, pero es dificil hablar contigo cuando está ella de por medio y cuando lo hacemos es por que ella tiene toda la razón, y ella es la que limpia, la que recoge, la que se obsesiona, y te ha pasado su obsesión por lo perfecto.

Si te dije que comí aquello fue porque asumí que habían comido y habían dejado destapado y vi que una cucaracha se le acercaba ¿tienes ideas a cuantas cucarachas me enfrenté ayer en la sala? Por eso también rompí la escoba, no fue mi intención, sé que también ahí también estuve mal, no voy a defenderme por ello, lo enmendaré al comprarte otra. La cucaracha se acercó a la comida, yo alejé el sartén, mordisquee abundantemente pensando que ustedes dos ya habían cenado, le avisé a ella que hizo esto y no me dijo nada, se regresó al cuarto, pero luego tú, como intermediario, llegaste y me dijiste que estabas metido en un pedo por mi culpa, te expliqué lo de la cucaracha amenazando tu comida y tú dijiste que se te hacía la excusa más estúpida que pude haber sacado. Entonces fui yo quien quedó mal.

Sí, he pasado hambre estos quince días, una vez al día una comida, y de la caridad me dieron una carne que tú comiste, me siento mal pero haberme comido lo tuyo también fue lo justo. Ahora sólo quiero buscar la primera pocilga para alejarme e irme en paz, no quiero peleas, no quiero conflictos. Sólo tenía hambre.

1 comentario:

Ciudadana Herzeleid dijo...

Si no me comentan me pongo emo, en fin, nadie los soporta u_u