27 agosto 2009

Vida saludable, vida disfrutable, vida vale madres

Pensé mucho para hacer este post sin que sonara a campaña publicitaria, referencia de televisa del be sport, be freskee, pero es dificil lograrlo en un mundo donde la barrera entre salud, competencia y deporte está muy ajustada ¿y a que me refiero con esto? Desde la palabra misma: deporte, salud ¿que imágen nos ponen? A un tipo con sonrisa blanca o a una tipeja con curvas y superflaca (vease los estereotipos al estilo de Miss Universo o los Mister Mundo) y eso es algo agobiante para el resto, esas imágenes de cuasiperfección que nos hacen decir ¿y por qué carajos hay que ser así? Es causa de complejos y de sueños irrealizados, y no dudo que esos papuchos y esas mamacitas sean un agasajo para los ojos, pero a su vez son cosas complicadas o dificiles de llegar, y a menos que vivamos en la Grecia Antigua donde el culto a cuerpo se exhaltaba de muchas formas pues no creo que en la actualidad quisieramos matarnos haciendo ejercicio. Sin embargo aquí va mi consejo: vida saludable, vida disfrutable, vida valemadres ¿que quiere decir esto? Simple, hagan ejercicio en vez de tomarse la pastilla del día, ayuda bastante.

Ahora vienen mis preguntas ¿de cuando acá ando dando consejos mamones sobre el bienestar y la salud? Pues desde esta semana, aunque es una noción que siempre he tenido. Desde mi adolescencia he tenido chingos de complejos por ser rellena, ojo, no soy una gorda fofa mórbida como otras de mis compañeras, pero digamos que caigo en un estrato llamado gordibuena (incluso ya hice un post a manera de broma sobre esto). Y es que teniendo la imagen de las revistas Tú que las mujeres debían ser flacas, de ojo azul, burlonas, novieras, descerebradas, incultas y maquiavélicas, pues hacer deporte no se me hacía algo atractivo pues también se me hacía una extensión de tales defectos, de igual forma lidiaba con cosas que se supone que una señorita no debe hablar, como sudor, escupitajos y hasta sangre, y en la mujer es un tema diferente cuando se trata de menstruación, pero de esto hablaremos despúes. A final de cuentas no me gustaba hacer deporte en mi adolescencia, ya que también implicaba un sentimiento de obligatoriedad ¿en donde había quedado aquella chamaca que tanto gustaba de patinar, nadar y andar en bici? Simplemente cambió de cuerpo a cuando estuvo en Reynosa. Con ausencia de bici, a falta de amigos y sola con mi soledad pues aprendí a lidiar en amarguras y depresiones, sin embargo en mi adolescencia todavía me quedaban algunas cosas por las cuales ser feliz: escribir en mi diario, la bicicleta y nadar. El primero fue el único que mantuve constante, los demás se mermaron poco a poco. De entre tantos cambios de casa mi primera bicicleta se perdió, pero quedó una bici que era de mi hermano y había abandonado, hasta pensaba tirarla. No dejé que tal cosa pasara, la reparé, la arreglé, la llevé a que le hicieran mantenimiento y finalmente le inflaron las llantas. Aún sigo recordando cuando volví a andar en ella, el viento, la rapidéz, el ligero dolor en mis piernas de por la falta de ejercicio, y la alegria por moverme rápido. Sin embargo una semana después mi hermano le dio la bici a uno de de sus borrachos amigos, este se la llevó hasta su casa, ese borracho amigo tenía un hermano drogadicto, ese hermano drogadicto vendió la bici por un papel para pasarsela bien un rato ¡haganme el refabrón cabor! Okey, como adolescente en aquella época fregué un rato al amigo para que me la pagase pero nunca dio razón. Y volvieron a pasar años de amarguras para que volviera a andar en bici. Y después vendría mi Petronila con la que he pasado mi época actual.

¿Y la nadada? Momentito que ahi vamos, esa es una historia larga que incluye clases de natación, hundidas en la memoria de lo que fueron mis primeros años en Cd. Victoria. Y desde cuando me gusta nadar, es algo natural casi. Enfrentando medusas en Tampico, quitándote algas y aguas malas en Bagdad, imaginándote con las toninas en La Pesca ¿a poco creían que la natación solo se trataba de encerrarse en una piscina gigante y dar muchas vueltas? Ahora es la natación lo que retomo, una vuelta al carril, otra vuelta, adoro la tranquilidad y el caos que existe en una alberca, puedo decir que se acerca a lo que es el escenario para el teatro, cuando no existe la obra está quieto, tranquilo, es solo un escenario más, pero una vez que te avientas a hacer algo en ese lugar ya tienes acción. En la alberca es igual, sola representa una mancha azul, pero te avientas, te adentras y te das cuenta que tu cuerpo es menos denso que el agua y te sabes aceite, en las ironías de que el setenta por ciento de tu cuerpo está hecho de agua. Si uno es curioso se puede observar un fondo azul, color el cual me hace recordar un post que hice hace mucho tiempo, el azul es el color de los locos, y la locura consiste en el riesgo de ahogarse, o de imaginar fantasmas, medusas o quimeras submarinas.

En fin, ya me la prolongué demasiado en la parte simple de por qué me gusta. Quizá en un principio se sientan como en esta tira del buen FerGil, pero, eh, lo chido es la constancia. Apenas llevo un par de semanas, aclaro que sin instructor por lo que nadie me presiona, pero aún así yo me exijo hasta donde pueda, y lo mejor es que ya no me canso ni siento el estrés acongojante que solía sentir, se puede decir, en las palabras de Alex, el personaje de Naranja Mecánica, que el buen Bogo me sacude hasta sacarme el alma y relajarme en la tierra. Ha mejorado mi sueño y veo todo con más claridad. claro, no mentiré, ayer me eché tres cuartos de litro de cerveza, y antier también, las malas costumbres no se quitan, aunque dicen que tomar una copa de vino ayuda al corazón, y para la mujer, tomar cerveza previene la osteoporosis. En fin, el chiste es encontrar un equilibrio en todo.

Eso me recuerda, la mugre está por dominar mi casa, hoy faltaré a clases, solo por esta vez, si tienen chance de mejorar mental y fisicamente ¡haganlo! ¡sean libres y no se dejen dominar por los demonios en su cabeza!

Chayito

16 agosto 2009

La culpa la tiene twitter

Cada que paso a este humilde blegh me pregunto por qué no lo actualizo tanto (sin obviar el hecho de lo que pasó en vacaciones) y ahora caigo en cuenta por qué ¿se nota que puse una sección del lado izquierdo llamado "escupitajitos del día"? Pues bien, esa sección es un gadget cortesía del twitter ¿Y que demonios es eso del twitter? Pues es una madre en donde todo se resume a lo que estas haciendo en ese momento. Y claro, mis amigos puristas me dijeron "seh, es esa cosa en donde todos hacen ocio y dicen que estan comiendose un sandwich o estan bañándose... aburrido". Yo fui partidaria de esta postura de igual forma ¿que me ofrecía esa cosa? Hasta el diseño se me hacía cursi ¿pajaritos?¿cómo que pajaritos? A mi me atraes con cosas merol, cosas serias, muerte destrucción, roaaaaarrr, mata, maldito, mata, el amo del merol soy yo merol ¡sal de mi cabeza, maldito amo!¿quieres merol? ¡Paga!... ejem, perdonen. Como iba diciendo, me atraen cosas más serias, y aunque no lo crean twitter fue eso ¿cómo empezó todo? La mayoría conoce a la usuaria twittera y ella hablaba de la adicción y de los seguidores en su blog (que por cierto ahora veo que tiene restringida la entrada, vayan ustedes a sabes sus razones). Aún así, sus argumentos tan apasionados no me convencieron del todo. Después en las noticias escuché que en Irán lo usaban para comunicar resultados e inconformidades, y después vi que El universal lo tenía el periódico La Jornada. Así en la experimentación abrí una cuenta y lo primero que me pidió fue que siguiera a una persona, me sugirieron a Neil Gaiman y empecé a ver sus actualizaciones, mi primer tweet fue algo como "probando probando" y seguramente lo borré porque ahora está el de "Haré una lista llamada "Las metidas de pata de mi padre" o "Las peores cagadas de papá"". Después agregué a Kiko Guanabacoa y ahí chismeabamos de cosas que hacíamos "¿ya viste que mataron a un menonita en una parte de Chihuahua? está lista la revolución". Y de ahí ponía frases, y luego actualizaciones, después admití mi adicción. Eventos importantes como mi mudanza, mis peleas con mi carnal, mis trabajos, las discusiones, cuentos, tareas, preguntas existenciales, casi todo fue a parar ahí. Mi sorpresa fue cuando México, hace dos partidos jugó con E.U. y México fue trending topic lo que quiere decir "tema popular". Entre estas estaba Michael Jackson y ComicCon. Es aquí en donde me doy cuenta de la inmediatéz. Casi instantaneamente bajó la actividad aquí. Ojo, vuelvo a lo mismo, no significa que bajó la escritura, sino que simplemente bajó el compromiso de escribir aquí porque a escupitajos llegar a sacar todo lo que me acongoja o emociona, y todo en ciento cuarenta caractéres, de igual forma todo lo que hago lo he mandado a otras partes, mails, escuela, a Decir Revés, y todo se limita a la brevedad.

Y como tal brevedad muchas veces extraño haces prolongaciones a mis sentires y a mis percepciones como ahora, de esto la culpa la tiene el twitter. He descuidado un poco porque pocas veces tengo la oportunidad de detenerme a pensar. Experimentos como El Espejo muestran todo lo que se puede hacer con esta red social. Sin embargo extraño esto, extraño adentrarme más en la escritura y absorber un par de lineas más. Es bueno que aún existan bloggers y nuevos creadores. En la tradicción del FollowFriday pero sin reglas los invito a leer el blog de Sombrerín. Me da esperanza que textos largos todavía tengan algo de fuerza en la evanescencia y el borrón y cuenta nueva de esta época tan agitada.