29 octubre 2009

Crónica de un día, y seguimos adelante

¡Es increíble que en dos meses no haya publicado nada nuevo en el blegh! Y es que me está yendo bien, es un lema inglés que he escuchado mucho "no news is good news". Y no obstante tuve un giro de esos que no me esperaba durante un día, pero esa es la ventaja, su duración.

El jueves 22 de octubre del presente año (¡jais, que burocráticomamoneitor me leí!) me desperté a las ocho de la mañana, me preparé el desayundo como normalmente acostumbro, vi la zombietelevisión, y para las nueve de la mañana me disponía a ir al soriana que está cerca de mi nueva casa en San Nicolás cuando al salir vi la ausencia de Petronila... (y agreguense más puntos suspensivos) "Ah, caray, yo la dejé aquí amarrada" salí, busqué, pregunté entre vecinos y nadie me supo responder, y aquí me vino lo Maria Magdalena acompañados de las letanías "puta madre... puta madre... puta madre" y sin saber que hacer, el tono de "puta madre" fue aumentando progresivamente hasta que me convertí en la Yocasta gutural, y después en la parte madres que soy, y del coraje golpee varias veces un poste que esta cerca de mi casa, cabe aclarar que me quedaron moretones que todavía me han durado, y de esto tengo a varios compañeros de clase como testigos. Ah, y es que para esto mi frustración fue porque ya estaba haciendo mis primeros recorridos desde casa hasta la uni en media hora. Ese día fue un zombie, cuando fui a nadar como acostumbro, me ponía a llorar, por supuesto que con técnica de respiración: aspirar, meter la cabeza al agua, llorar, aspirar, meter la cabeza al agua, llorar , así me la pasé en crawl durante diez minutos, y desquité todo en más chilladera, me fui a bañar, me tiré al suelo y mis làgrimas se confundían con el agua que salìa de la regadera, estuve en mi mar como Alicia un rato hasta que salì despavilada. Para cuando regresé se agregó el robo de mi gorra y mis googles ¡haganme el rechingado favor! De igual forma estúpida pregunté a los de limpieza, a las mamás con sus hijas y a los lerdos de vigilancia que me respondieron con un "no, si ya sabe que ya no deje las cosas olvidadas para que no se las roben" ¡Se supone que ese es tu trabajo, pendejo hijo de tu verga con enfermedad venerea!. Salí con los ojos tan colorados que ya no podìa contener las lágrimas, y como en tragedia griega, viendo que no había nadie cierca me eché el grito de "¡ME LLEVA LA CHINGADA!" e hizo eco en un edificio de ingeniería.

Dejando de lado que me tomó un rato rehabilitarme a la indiferencia de la gente durante los siguientes días, y que el lunes tuve un disgusto con uno de los entrenadores porque no me dejaron usar fosa, ya poco a poco voy recuperándome. Afortunadamente ahora tengo a Rosita, así se llama la nueva bicicleta. Y pensándolo bien con Petronila, pues no es que la despreciara pero ya iba a cumplir casi diez años con ella, y estaba calavereando, pensaba llevarla a reparar, pero las cosas pasan por algo. el ladrón fue astuto, no lo niego, y yo fui muy confiada y a veces se me olvida que no vivimos en un país educado como Dinamarca donde hay más cultura bicicletera, sino que estamos en México acribillado, robado, violentado, reventado, lindo y querido de mis amores narcotraficantes. En fin, no me pondré chauvinista ni xenófoba. Rosita y yo seguiremos en la lucha y continuaremos con la definición bicicletera en medida de lo posible, ya que tener bici tiene sus ventajas como pasarse altos, insultar a tránzitos y tiene la misma versatilidad de un coche y un paseante sin afectar la atmósfera y mejorando tu calidad como persona. Y sí, hay que superarlo, al fin que todo se recupera, y la ventaja es que el humor me ayuda en esto.

Y esta es la última actualizaciòn de mi vida. En otras noticias, creo que es lento el proceso de editar un libro, asì que mi convocatoria para buscar editorial se aplaza por consejo de muchos compañeros quienes insisten en que quieren ver mi primer libro de cuentos en papel, y no en el formato de internet. Y si quieres seguimiento, Alice se actualiza, en medida de lo posible, cada semana, ahì verán mi faceta moneril =)

2 comentarios:

jpsombrerin dijo...

No estuvieramos en Canadá, donde uno de los mas grandes crimenes de todos los tiempos a sido un ladrón de bicicletas.

Que bonito, aqui lo mas grave es decapitaciones y ejecuciones... pero nada comparado a quedarse sin dos ruedas.

Mh, necesito unas de esas para Puebla. Lo bueno es que casi no hay carros y uno puede desplayarse a lo bruto.

Cuidese chica, no haga berrinches, les da demasiado gusto.

Salud.

Ciudadana Herzeleid dijo...

Si no hago berrinche no hice nada, es mi personalidad. Aunque entiendo, gracias =)