01 enero 2010

El recuentito sintetizado de añitos

Bienvenidos al 2010, y pensar que hace una década, todos creían que el apocalipsis se acercaba. Sólo quisiera hacer un recuento de lo que me dejó la década, en la que intuyo, me esperan grandes cosas, como a todo el mundo. Mi memoria no me dice de años, me habla de eventos, pero ahora tengo puntos que puedo relacionar:

En general

2000-Salí de la secundaria, lugar de formación para mi odio con la humanidad, en esta época conocía a Rammstein y el nü metal apenas surgía. MTV me formó musicalmente

En alguna nebulosa de esta época me quise convertir en escritora, y fue un secreto que guardé mucho tiempo, cuando se lo dije a mi mamá, ella me hizo la pregunta del millón ¿de que viviría para comer? Hoy sigo respondiendo y sigo terqueando

2003-2005 Renuncié a la preparatoria técnica del CBtis 7, me fui al D.F. y reconocí la vida dura, los estómagos vacíos, las hambrunas involuntarias y la gente maniática. Por esta época conocí a mi novio, quien solo era un amigo. Tuve un viaje que pasó por Córdoba, aquí ya tenía mi primer libro de cuentos, él que nunca he podido publicar. Mi vida se dedicó al café, era barista que le servía sus cafés a todo tipo de personas, desde escritores africanos y darketos hasta niños metaleros, pasando por italianos y uno que otro argentino alzado. De igual forma tuve encuentros fajadosos en donde solamente buscaba el amor.

2005-2006 No lo recuerdo bien ¿trabajé como secretaria para los organizadores de Expomascotas? Esa epoquita la pasé en Guadalajara, un mes en el que me perdí y viví de la manera más normal, y fue un viaje en el que fui a ver amigos que conocí en internet y promocioné algunos libros. Recuerdo que fue año perdido pues no logré entrar a la UNAM, y porque en esa época a cada rato me preguntaban a qué horas conseguía trabajo, y en ese entonces bullía una semillita de amor con mi mejor amigo, quien ahora es la mitad de mi corazón.

2007 Mi madre me obligó a principios del 2006 a meterme a la preparatoria Hector Espinoza, en ella se podía fumar y había más cacos, realmente la aprecio más que el CBtis 7 porque ahí había gente más neta que en mi generación de turismo, donde estudiaba anteriormente, ahí surgieron otros cuentos que se ambientaron en la escuela. Y el diciembre de este año confesé de forma física el amor que sentía por la persona que mencioné.

2008 Otra época perdida, trabajé en Teleperformance, soporté puertorriqueños imbéciles, me adentré en la edición de videos, después de tres intentos en la UNAM traté la UANL y el CEDART, me aceptaron en los dos, renuncié al CEDART porque a la escritura es a lo que me quiero dedicar, y así empecé el segundo semestre, el cual aproveché, me otorgaron mi primera beca.

2009 Tuve la vida de una estudiante normal, el primer semestre me fue del nabo por trabajar, pero ahora que fue el segundo, me fue muy bien y cumplí con todo. Mi amor sigue presente. Este año viejo me dejó la universidad, me dejó el reconocimiento de los profesores, y conocí a más personas, además de seguir en contacto con las viejas que valen la pena. También me quedé con un perrito salchicha.

Ahora, con todo y esto, yo pensaba que nunca estaría consciente de una década, pero lo estoy, tengo veinticuatro años, y no sé cuanto he desperdiciado de vida. A estas alturas muchos de mis compañeros de la prepa están casados, o consiguieron sus casas y ya tienen una familia y se quedan trabajando en n mismo lugar. Yo solo he mantenido a mi amor, y quiero que así continúe. Quisiera hacer muchas cosas, como todos, pero ya no me preocupa tanto. Muchos han viajado, han dejado el país o han conseguido un lugar de difusión. Yo soy una ollita en ebullición. Tengo proyectos chaqueteros como este blog, Alice, y Los Gorrones. Y sigo terqueando para que alguien se digne en darse cuenta que escribo historias, aunque nadie pegue ¡Pero ya me verán, culeros!

Entonces, con todo este recuento, dos mil diez hasta pinta bonito ¿y cuál fue el recuento de su década? Ustedes contéstense y avancen, sigan adelante, continuen hasta que se mueran, porque sin importar si se frustran o si lo logran, eso es lo que hay que chupar: la vida, exprímanla, gócenla ¡cójanse a la vida! o si no un día despertaran diciendo ¿qué cagados he hecho? Yo lo digo, tal vez no mucho, pero ¡cómo me he divertido!

3 comentarios:

Λgeиda Ladяidø 2.0 dijo...

la falla de muchos como yo está en las prioridades

yo me he dedicado a ser, a formarme, a armarme de herramientas e ideas.. pero ciertamente no me he dedicado a vivir o no tanto como otras personas q conozco

y no lo digo en tono de reproche.. a final de cuentas es mi vida y es mi historia y no puedo negarla porque me negaría a mi mismo

para mi la vida es la búsqueda incansable de saber donde encajo y que cosa puedo hacer que valga la pena

no me gusta ver mucho mi cara, y cuando la veo no le veo cara de nada

en fin pues a ver como pinta este año.. aca seguiremos dando vueltas de repente

jpsombrerin dijo...

¿Recuento de daños?

Escribí, me maté escribiendo, me enamoré, me rompieron el corazón, escribi para matar, fumé, fumé y bebí y bebí y fumé. Me gradué dos veces y fallé unas tantas más. Trabajé. Me aguanté un rato en corporativos después me alegré de conocer los bares. Trabajé en los bares. Me volví a enamorar y me volví a matar escribiendo y escribiendo volví a matar.

Vaya resumen, hasta me siento simplista.

Pero vamos, como usted lo dijo: El dos mil diez se viene con ganas.

Y yo espero seguir matando y escribiendo.

Feliz año, señorita ciudadana (¿O Ciudadana señorita?)

Salud.

Ciudadana Herzeleid dijo...

Agenda, Sombrerin: ¡amén, hermanos! ¡sigamos terqueando!