10 febrero 2011

Algo random, acontecimientos de estos días

Bueno, a manera de diario público, y sacando un poco de mi diario privado, cuento a grandes rasgos como me fue en la semana partiendo desde el viernes que me fui a Reynosa

Sábado: Lecturas de "Las abuelas" de Doris Lessing y otros encargos neoclásicos y bárrocos del siglo XIX

Domingo: Mucha garabujada, me puse a hacer estudios de dibujo anatómico e hice dos sketches en deviant art, superchafas (sketch uno, sketch dos)

Lunes: Lectura y prepararnos para ir a Matamoros para ver la cuestión de la visa láser, me dio una gripa media gacha, mi padre me llevó al Simi y ahí me dieron la medicina necesaria.

Martes: Tragedia mundial porque el trámite no se hizo bien, y ni siquiera estuve ahí para saber como se hacía, pinche lloriqueo y cuanta cosa con mi padre, mi madre y mi sobrina terminó en medio, terminé en el suelo, en las afueras de una farmacia Guadalajara cerca de la central camionera en Matamoros, y lloré a más no poder, casi casi quise golpear a mi madre y no pensaba lógicamente, después de la chilladera regresé al hotel con mis tíos y mis padres.

Miercoles: Para en la mañana que fui al baño ahí estaba el color rojo en el papel de baño, justo en ese momento, cuando me cayó todo lo que había pasado el día anterior, dije mentalmente, y como si de un grito se tratase "¡MEEEEE CAAAAAGAAAA SEEEEER YOOOOOO!" salí a comprar toallas sanitarias y ya más tranquila y con ojos hinchados hablé con mi mamá. Regresamos a Reynosa, para mediodía ya estaba de regreso en Monterrey, recogí la bici del taller y estaba al puro pedo, ya para en la noche y por mi misma gripa decidí hacer el viaje cortito, por lo que dejé mi bici encadenada frente a una iglesia que está en Avenida Nogalar, donde hay una veterinaria y un puente peatonal. Fui a la uni a renovar un libro y estuve como dos horas con amigos, entre ellos Lord Baron y Trock Bonacopa, a quienes les decía

-¿Y creen que haya bronca por haber dejado la bicicleta frente a esa iglesia?
-Es muy posible que en México te la roben-Dijo estoicamente Lord Bairon
-Mujer, dios no va a cuidar tu bicicleta, eso te lo aseguro-Sentenció Trock Bonacopa.

Para cuando regresé y bajé en esa esquina, efectivamente, la bici no estaba en el lugar, y me dije a mi misma "¡PUTA MADRE!" fui con unos chavos que estaban jugando futbol en el parquecito y pregunté si vieron algo, y me dijeron que preguntara en la iglesia, en la bodega de administración. Apenas me asomé y ahí vi que estaba Petronila, toqué repetidamente la puerta hasta que se acercó una chava flacucha y le dije "Esa bici que tienes ahí es mía" me abrieron y había como voluntarios o sepa que serían, algún tipo de feligreses, al entrar vi que encima del refrigerador del comedor estaba mi cadena rota, como trozada por una pinza y la tomé sin pedir permiso y dije "¡Mira, aquí está la prueba de que esta bici es mía, esta cadena que trozaron, yo tengo la llave, vean" y efectivamente les demostré así que la bici era mía. Igual, sin pedir permiso, la recuperé en ese instante, llegué a mis redes sociales diciendo lo que había pasado.

Jueves: Fui a clases en mi bicla, y pese a la prisa llegué temprano, me fui chido, y fui a quejarme con Lord Bairon y con Trock Bonacopa para quejarme con ellos por echarme la sal. Estuve con Valentain, una compañera, y hablamos de mi experiencia sexual, la cual la tengo reservada, pero también se enteró de cosas que es mejor que calle, tampoco soy una prosti pero creo que todos tenemos secretitos que es mejor guardarnos. Vi un partido del equipo de filosofía contra el equipo de físico matemáticas, fue chido, y de ahí tuve mis respectivas clases, tomé mucho café.

Mañana me toca un día medio agitado pero bueno, al fin son las pruebas del equipo de natación, necesito un certificado médico y tampones, y además necesito rasurar toda mi mata axilar que se me ha hecho con el invierno, Además de eso, tengo reunión con los representantes de grupo, como que quieren decir algo urgente y no se que sea.

Me va a ir bien, sólamente lo sé, me esperan grandes proyectos, y eso será después de patear uno o dos traseros metafísicos =)

04 febrero 2011

Reseña de una ida a mi casa*

Al salir de clase se huele la axila, confirma su aroma a sudor con desodorante, resultado de haber andado en bicicleta anteriormente. Se queda en el salón con una compañera y dibujan tonterias en el pintarrón. Aquellos garabatos se borran para dejar limpio.

Salen a la universidad, pasean, se emboban, la amiga le presenta a un muchacho, se da cuenta que trae la bicicleta, él le pregunta cuanto tiempo hace desde la universidad a su casa, ella responde que media hora. Los tres, junto con otras personas del equipo de baloncesto, comen en la cafetería, se habla de todo y de nada. Ella le pide a su amiga que la escolte con su carro, pues sabe el peligro y la indiferencia de los automovilistas.

Se prepara con casco, luz de minero y casaca forforescente para ser vista durante la noche. Salen del estacionamiento, la bicicleta adelante y el carro atrás, la ciclista va a su ritmo, el cual es lento para todos los demás, pero no se amedrenta y acelera, le alegra pensar que mueve músculos mientras los demás son tan flojos que necesitan maquinas grandes, aunque con el tráfico que se produce en la noche se da cuenta que va más rápido que los demás.

Llega hasta las coladeras asesinas que están en el paso a desnivel, pareciera que fueron hechas específicamente para que las ruedas de las bicicletas se atoren dentro de ellas. Acelerada por la bajada, hace una maniobra que le permite pasar sin problema. Le indica con señas a su amiga que no hay peligro, el carro trás ella avanza y toma su ruta, ella continúa su trayecto. Pasa por el area de mantenimiento de los autobuses de la universidad, entra a posgrado de ingeniería, luego pasa al lado de las canchas de fútbol americano, entra directo al estacionamiento, alza la vista para mirar el cielo nocturno y observa un murcielago, su vuelo es torpe. Baja la vista y se prepara para topar en la banqueta, hay muchos árboles y es un área que le gusta, se va por el andador y agradece que la puerta de acceso esté abierta, pues otras veces le ha pasado que la cierran y debe salir de la facultad y regresar para agarrar otro camino.

Sale hasta la banqueta de avenida Universidad, cruza el puente peatonal que está cerca, por arriba está el metro. El paisaje le es familiar por los logotipos comerciales: Josephino's, Sirloin Stockade, H-E-B, McDonald's. A lo lejos reconoce el edificio azul con el espectacular que anuncia Ternium. Al llegar a la esquina ve otro anuncio que dice Ancestra. Continúa, pasa por correos, cruza una avenida, sigue en calle Del Bosque, va de bajada y después se esfuerza por subir una loma hasta topar con el centro recreativo Nova.

Se da cuenta que han cerrado el acceso, es la primera vez que le pasa, le pregunta al vigilante cual sería otra alternativa para cruzar, le aclara que no hay pierde, debe seguir y dar la vuelta a la cuadra. Así conoce la calle Famosa, Titan y da con la calle Ojo de Agua, ve otra parte de la colonia Anahuac, pues se encuentra una iglesia, un parque y varias tiendas. En el camino comparte carril con dos ciclistas y topa en Avenida de la Juventud.

Va derecho por toda esta avenida, es por unas bodegas y por unas maquiladoras donde anda con cuidado, pues aunque no hay mucho tráfico, pasan trailers que necesitan su espacio. Sigue el camino, llega a República Mexicana, la cruza. Pasa frente a casa de su hermano, continúa, ya sabe que topará hasta otra avenida donde está el hospital Metropolitano, sigue y entra por una calle donde sólo hay bodegas y pareciera ser que maquiladoras. Al dejar atrás esa calle, ve el panorama familiar, la esquina triangular, donde es Antiguo Camino a Apodaca y los callejones tan característicos de la colonia Constituyentes de Queretaro. Entra y sabe que su casa está a menos de una cuadra, llega al pórtico y unos niños la ven con su casco, lámpara y casaca, le preguntan.

-¿Vienes de trabajar?¿Eres policía?
Y ella responde.
-No, soy bicicletera.

Saca las llaves, abre la puerta, cierra y se acuesta en la cama, relajándose del regreso a casa.

*Este texto lo hice el año pasado para la clase de taller de periodismo, estuvo chido ese taller =)

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE.

Gracias a Pueblo Bicicletero la bicicleta se puede subir al metro de Monterrey de lunes a viernes de 9 am a 12 pm y en la noche de 9 hasta que el metro se cierre, los fines de semana es durante todo el día, para que sepan más de esto chequen los siguientes enlaces

http://www.pueblobicicletero.org/2011/01/la-bici-se-sube-al-metro.html

http://www.pueblobicicletero.org/2011/02/video-la-bici-se-sube-al-metro.html