04 febrero 2011

Reseña de una ida a mi casa*

Al salir de clase se huele la axila, confirma su aroma a sudor con desodorante, resultado de haber andado en bicicleta anteriormente. Se queda en el salón con una compañera y dibujan tonterias en el pintarrón. Aquellos garabatos se borran para dejar limpio.

Salen a la universidad, pasean, se emboban, la amiga le presenta a un muchacho, se da cuenta que trae la bicicleta, él le pregunta cuanto tiempo hace desde la universidad a su casa, ella responde que media hora. Los tres, junto con otras personas del equipo de baloncesto, comen en la cafetería, se habla de todo y de nada. Ella le pide a su amiga que la escolte con su carro, pues sabe el peligro y la indiferencia de los automovilistas.

Se prepara con casco, luz de minero y casaca forforescente para ser vista durante la noche. Salen del estacionamiento, la bicicleta adelante y el carro atrás, la ciclista va a su ritmo, el cual es lento para todos los demás, pero no se amedrenta y acelera, le alegra pensar que mueve músculos mientras los demás son tan flojos que necesitan maquinas grandes, aunque con el tráfico que se produce en la noche se da cuenta que va más rápido que los demás.

Llega hasta las coladeras asesinas que están en el paso a desnivel, pareciera que fueron hechas específicamente para que las ruedas de las bicicletas se atoren dentro de ellas. Acelerada por la bajada, hace una maniobra que le permite pasar sin problema. Le indica con señas a su amiga que no hay peligro, el carro trás ella avanza y toma su ruta, ella continúa su trayecto. Pasa por el area de mantenimiento de los autobuses de la universidad, entra a posgrado de ingeniería, luego pasa al lado de las canchas de fútbol americano, entra directo al estacionamiento, alza la vista para mirar el cielo nocturno y observa un murcielago, su vuelo es torpe. Baja la vista y se prepara para topar en la banqueta, hay muchos árboles y es un área que le gusta, se va por el andador y agradece que la puerta de acceso esté abierta, pues otras veces le ha pasado que la cierran y debe salir de la facultad y regresar para agarrar otro camino.

Sale hasta la banqueta de avenida Universidad, cruza el puente peatonal que está cerca, por arriba está el metro. El paisaje le es familiar por los logotipos comerciales: Josephino's, Sirloin Stockade, H-E-B, McDonald's. A lo lejos reconoce el edificio azul con el espectacular que anuncia Ternium. Al llegar a la esquina ve otro anuncio que dice Ancestra. Continúa, pasa por correos, cruza una avenida, sigue en calle Del Bosque, va de bajada y después se esfuerza por subir una loma hasta topar con el centro recreativo Nova.

Se da cuenta que han cerrado el acceso, es la primera vez que le pasa, le pregunta al vigilante cual sería otra alternativa para cruzar, le aclara que no hay pierde, debe seguir y dar la vuelta a la cuadra. Así conoce la calle Famosa, Titan y da con la calle Ojo de Agua, ve otra parte de la colonia Anahuac, pues se encuentra una iglesia, un parque y varias tiendas. En el camino comparte carril con dos ciclistas y topa en Avenida de la Juventud.

Va derecho por toda esta avenida, es por unas bodegas y por unas maquiladoras donde anda con cuidado, pues aunque no hay mucho tráfico, pasan trailers que necesitan su espacio. Sigue el camino, llega a República Mexicana, la cruza. Pasa frente a casa de su hermano, continúa, ya sabe que topará hasta otra avenida donde está el hospital Metropolitano, sigue y entra por una calle donde sólo hay bodegas y pareciera ser que maquiladoras. Al dejar atrás esa calle, ve el panorama familiar, la esquina triangular, donde es Antiguo Camino a Apodaca y los callejones tan característicos de la colonia Constituyentes de Queretaro. Entra y sabe que su casa está a menos de una cuadra, llega al pórtico y unos niños la ven con su casco, lámpara y casaca, le preguntan.

-¿Vienes de trabajar?¿Eres policía?
Y ella responde.
-No, soy bicicletera.

Saca las llaves, abre la puerta, cierra y se acuesta en la cama, relajándose del regreso a casa.

*Este texto lo hice el año pasado para la clase de taller de periodismo, estuvo chido ese taller =)

ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE.

Gracias a Pueblo Bicicletero la bicicleta se puede subir al metro de Monterrey de lunes a viernes de 9 am a 12 pm y en la noche de 9 hasta que el metro se cierre, los fines de semana es durante todo el día, para que sepan más de esto chequen los siguientes enlaces

http://www.pueblobicicletero.org/2011/01/la-bici-se-sube-al-metro.html

http://www.pueblobicicletero.org/2011/02/video-la-bici-se-sube-al-metro.html

5 comentarios:

Ciudadana Herzeleid dijo...

Bien, ya que a nadie parece interesarle el tema de las bicicletas, cambiaré un poco en la próxima entrada =)

Emiliano dijo...

El relato me agradó, si bie es cierto, en México nadie respeta un ciclista... bueno, casi nadie.

Ciudadana Herzeleid dijo...

Hey, gracias por el comentario, y pues fue un ejercicio de un taller de periodismo =)

MeaneyBloggea dijo...

Sopas! En todos lados parece ser igual. En el DF, el jefe de gobierno sale a veces a andar en bici, rodeado de 500 guaruras en motocicleta y quizá hasta tanques de guerra. El ciudadano común como yo tenemos que abortar la misión. Antes yo era como dices, minero-obrero-perorealmente ciclista, sin embargo, vi que este año no debo morir. Pusieron un metrobus por todos lados, supuestamente ecológico, pero que reduce tanto el espacio que las bicicletas ya solo pueden andar por la banqueta.

Ciudadana Herzeleid dijo...

Fíjate, y eso que acá todavía se lucha porque pelen al ciclista. La verdad no puedo dar una opinión acertada o sincera, como tengo la visión del D.F. la verdad te diría que estoy impresionada por ver tanta bicicleta por muchos lados, pero confieso que voy a los lados fresas cuando me invitan, es decir la Colonia Roma y la Conde*chiflido* y pues ahí ves hasta a los ejecutivos andando en sus bicis, pero por otro lado he leído muchas quejas de las colonias realmente pobres que están ubicadas por Xochimilco o Tlahuac que ni atención les ponen, así que es contrastante la situación. A grandes rasgos allá siento más tranquila la situación de la bicicleta que acá, en donde de plano ni se le pone atención, la verdad me ha tocado cada imbécil que me pita por el hecho de estar a un lado de su carro, ya no digamos por andar a mi izquierda, lo que yo siento es que hay que crear rutas y acomodarse a la ciudad donde te toque, por que ser bicicletero es una chinga pero vale la pena.

La verdad acá ando en bicicleta como protesta individual, la verdad no me alcanza para el carro, y el transporte esta bien caro si no tienes tu tarjeta feria, la cual apoya el robo(10 pesos aunque tengas credencial de estudiante, hazme el refabrón cavor). En fin, soy viciosa de la bici xD

Gracias por pasarte a comentar por acá en este chafiblog xD