12 marzo 2011

Yo ya estoy hasta la madre....

Comienzo este post por la omisión de otros post que están en el borrador, y es que queriendo ser objetiva me pongo un engaño, y me cae que yo no soy yo y digo "¿a quien chingados quiero engañar si ni líder de opinión soy?" soy una renegada, en todos lados, y como tal represento a una minoría, incluso en los lados donde se supone que me encuentro bien. La universidad me ha ido decepcionando y siento que dentro de mí se muere la escritora que alguna vez existió para ser una mamona que les dice a los demás que leer o que no leer y presumir que sé mucho. Recuerdo que ese era mi objetivo y siempre lo repetí mucho "yo quiero escribir, aquí solo vine a especializarme" y que la puta madre, lo estoy haciendo, matando mi lado creador ¿mi objetivo era escribir? ¿era?...NOOOOOOO NOOOOO Y NOOOOOO ¡Mi objetivo sigue seguir escribiendo! Que no lo haga literariamente es otra cosa, pero ahí sigo luchando, creando cositas, descansando de mi parte literaria, pero precisamente es esa la que extraño, a veces siento que la he perdido.

Hace poco chatee por facebook con Federico Schaffler, y son varias personas a las que les he platicado sobre mi admiración por él, es tamaulipeco, vive en Nuevo Laredo y escribe ciencia ficción, o fantasía, en la misma onda en que yo también hago las cosas. Y claro, chatee con él para decirle toda mi admiración, pero a sabiendas de que también es una persona, y aún así el modo en que dentro de mi cerebro me lleva a otros mundos que no puedo explicar es lo que me agrada en él, supongo que eso sería parte de un análisis literario concienzudo, pero la verdad no quiero hacerlo, quiero sentirlo. Y eso es lo que me ha pasado últimamente también, ya no disfruto la lectura como solía disfrutarla, se ha quedado en el nivel de un deber o una obligación ¿y que chingados me pasa, si de veras es mi obligación? Ah, pendejita, pero querías letras ¿no? Bien ya podrías estar trabajando de maestrita y conformarte con eso para que así tengas tiempo para escribir... y FUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU con la escritura. A veces pienso tantas cosas que no pienso y luego lo que escribo es una guasa, tengo la oportunidad de sacar un libro, ya es algo tangible, ahora solo ahorro para conseguirlo, y sólo es un tiraje de 65 libros, pero algo es algo ¿no?

Estoy hasta la madre de mis fallas que también son fallas en la universidad, estoy hasta la madre de soñar con la malcogida de Martha Ileana Butchart, si cabrona, me refiero a ti como la mala entrenadora que eres, con la que nunca me pude comunicar bien por sus pinches huevitos ovarios podriditos, estoy hasta la madre de saber que en la escuela se comenten injusticias como recortes al pago del personal, el privilegio a otras personas y la política de pagar por algo que ya es un derecho. Estoy hasta la madre de estar aquí y hasta la madre de vivir en una casa a la que cada que le cae agua le salen gusanos porque al pendejo de mi rentero se le ocurrió construir encima de tierra de jardín sin poner cimientos. Y ademas estoy hasta la madre de sentirme hasta la madre mientras los demás parecen vivir una normalidad apendejante. Quiero tirar la toalla, o por lo menos salirme un semestre, pero la gran puta madre, estoy en sexto y no sé que hacer, me siento perdida, atorada, atrapada.

Y luego, para chingarla de acabar ocurre un terremoto y un tsunami que llega a México con olas de hasta medio metro (uy, si, hago pinche escándalo ¿y qué?) y después de esto se muere Rita Guerrero ¿que más puede pasar? Es el fin del mundo, veo como van talando árboles que consideran secos y la gente no hace nada por revivirlos. Ya ni hablemos del narcotráfico, y es que de veras ¿les gusta que eso siga?¿tanto han aguantado? Me cae que en Egipto les colmaron la paciencia desde antes, y me da lástima que nadie quiera hacer nada. Pero la gran puta madre que aquí estoy quejándome de pendejadas que nadie va a pelar.

Quise estructurar mi pensamiento y decir por qué deportes en la universidad está mal, luego quise hablar de la menstruación, después quise hablar de la directora, después del por qué me falla estructurar, y luego pensé que este blog es demasiado irreverente pero nunca es serio, por que la seriedad lo mata todo, mira que hacer sugerencias tan pendejas como poner tareas en un blog pero que contratemos editores para ello, como si de certificar se tratase, jaaa jaaaa.

En fin, he atacado con las tripas, y el post anterior fue solo para purgar todo lo que tenía guardado dentro, ya fuera por que no lo soporto, o por un intento de no suicidarme en este mundo tan absurdo.

De momento hago unas lentejas con fideos, hoy tuve antojo de lentejas y las compré, no es por presumir, pero la verdad me quedaron sabrosas. Permiso, seguiré viviendo el mundo allá afuera.

2 comentarios:

Juʌи PʌbLø CʌstЄL dijo...

dedícate a sobrevivir, quizá has pasado demasiado tiempo en cuestiones tan poco fundamentales que has olvidado tu parte natural

la literatura, protestar, la politica, los deportes y los terremotos que ocurren del otro lado del mundo nada tienen que ver con la Ciudadana Herzeleid

bájale 2 rayitas al altruismo y a la globalización y súbele 2 rayitas al egocentrismo, hazte lentejas más seguido y cómete unos helados de la Sultana

disfruta lo que tienes

Ciudadana Herzeleid dijo...

Gracias, tomé tu consejo, aun así luego me encanta ser la martir, pero procuraré dejar de hacerlo