04 diciembre 2011

Sin títulos porque cansan

Otra entrada sin motivo, únicamente para dar a conocer un poquito de mi mundo, que es el mundo de muchos mundos... ¿que chingaderas digo? Creo que facebook me lleva a deshacerme de mi misma, y también de no querer entrar en este juego en el que todos quieren entrar respecto a formalizar o querer especializar todo. Hace unos días una amiga acaba de hacer su reencuentro con el mundo blogger, antes de que cualquier cosa se me olvide, les invito a visitarlo, lleva apenas dos entradas pero va empezando bien pues ya tiene seguidores (aunque sean conocidos suyos) y porque ahí la lleva. Les recomiendo visitarla para que le comenten en su blog

http://nathalymeztli.blogspot.com/

Ahora, a lo que iba es a este recordatorio de lo que antes significaba tener un blog, y es que últimamente me he tenido que topar con cada persona que cree que abrir un blog significa un proyecto formal, casi como si tuviesen que pedirle permiso a un editor para hacerlo ¡y no!. No tengo que recordarles que pueden ir a los primeros años de este blog (que ya los tiene) y se pueden dar una idea de que antes tener un blog era equivalente a tener un perfil de facebook, claro, cualquiera de igual forma podía decidir que pendejadas y cuantas pendejadas podía poner. A final de cuentas todo termina por formalizarse o profesionalizarse y ven a lugares que antes estaban desiertos, un poco como en la película de Tron, que habla de pasajes desérticos donde uno puede encontrar un paraíso de pensamientos, claro, dependiendo de lo que uno busque. Se me hace realmente patético que en las universidades digan "vamos a abrir un blog, pero sí, bien hecho, bien calificado, para que vean la calidad" y que luego llegue otra persona a certificar y querer detener diciendo "sí, pero no entran todos, sólo los que escriban bien, o sea" y de ahí hacen creer que todo lo bloggero ya tiene un halo de grandeza, cuando realmente es en la pluralidad. Realmente esas actitudes caen mal de por sí.

Hoy me tocó estar promocionando junto a otras dos personas la carrera de Letras Mexicanas, y creo que muchos ya saben el desencanto en el que vivo, y me han de decir "porque quieres, pero buscando realmente encuentras" y bueno, no les quito razón, no obstante ya no siento esa alegría o ese entusiasmo que quizá tuve hasta cuarto semestre, ya en quinto se había largado y además implicó muchas depresiones, al nivel que me alejaba de la escuela porque no quería verle la cara a nadie. Sigo igual, la verdad ¿de que me ha servido estar ahí si no me está gustando lo que hago?¿de qué me ha servido estudiar todo lo que he estudiado si lo mío es la creatividad y esa me la están matando? Y también ¿de que me sirve esta creatividad si no estoy en un sistema cultural en el que publico cosas realistas y hago pura fantasía y en los círculos literarios comunes parecería que hay repelús ante esto?

¿Por qué tengo un blegh escupitajoso y vengo a desquitarme de esto? No lo sé, supongo que cualquiera sabe que siempre hay algo que escribir, y si acaso no escribo es porque siempre termino por desquitarme de algo o de alguien, y como pueden notar rara vez uso nombres aquí precisamente para no involucrar a otras personas en mis gimoteos.

Creo que no es novedad que nuevamente estoy pasando por esa malvibrosidad que experimenté en la secundaria, que experimenté en el CBtis 7 y que también experimenté en la S.O.G.E.M., el mal de las infulas, el creerse la gran verga monolítica o el gran clítoris de diamante sólo por leer un chingo, por saber muchas teorías que pueden aplicarse, y por ver quien hace competencia y luego decir quien sabe chingos y quien no sabe realmente cansa. Afortunadamente para esos momentos una amiga que hice en Pueblo Bicicletero me recomendó este pequeño corto:



A final de cuentas de eso se trata "¿que no saben leer?". La lectura de la vida es eso también, y es que aunque la literatura da más vidas que la nuestra y da otras perspectivas (y es por esto que se mantiene viva) también tenemos que convivir y decir "relájate" para no perder la vida propia.

Y en consejos que se comparten, este lo vi hace un chorro de años, escrito por Juan Manuel Larumbe, aquí van los siete errores más comunes de los escritores

http://www.premura.com/archivos/errores.htm

Digo, nada más otra cosa para repartir y para decir.

2 comentarios:

José Eduardo dijo...

En mi carrera y en muchas otras hay patanes con visión de túnel que creen que sólo hay una línea recta por seguir para realizarse como profesional y como persona, y le entran duro a ese jueguito estúpido de críticas no constructivas, sabotajes y sociedades de poca confianza. Como en todo: hay buenos elementos y otros que de plano no tienen nada qué hacer no por su habilidad sino por su pobre espíritu de cooperación.
Pero si de algo me ha servido tropezarme en momentos en los que creía que ir a prisa era la mejor opción ha sido darme cuenta de que el panorama siempre es más amplio de lo que nos quieren hacer creer y que siempre habrá gente que coincida contigo en apertura de mente, visión y hambre de éxito. Solo es cosa de ser pacientes y de nunca tener miedo a explorar nuevos horizontes a pesar de las críticas y las advertencias.

Ciudadana Herzeleid dijo...

Ciertamente, y supongo que en Letras se reitera más ese egoísmo porque finalmente es el conocimiento el que habla por ti, pero claro, ni todos quieren ser escritores, ni todos quieren ser difusores ni todos quieren estar en una secta de bibliomaniacos. Me alegra ver que compartes este sentir también y compartes la experiencia =D