24 noviembre 2012

Animaciones Metaleras de mi presente

Ha pasado mucho tiempo desde mi última entrada, y es que he querido hablar de todo y de nada, ya saben cómo es este pinchi blog que me cargo que ni sé cómo controlarlo, pero bueno, hoy me animé a ¿reseñar?¿decir?¿comunicar? bueno, ustedes entienden la idea. Quizá parezca una viejita diciendo que no he encontrado nada nuevo que me haga moverme como en mi adolescencia, y que no sé actualizarme, sin embargo, en este post hablaré de dos animaciones que no pasan en televisión abierta, pero sí se encuentra en la facilidad de internet, y que me han gustado matarilerilerón: Metalocalypse y Detroit Metal City.

Ambos son conceptos metaleros de diferentes geografías, Estados Unidoss y Japón ¡gran sorpresa! Y en ambos vemos la burla y parodia al estereotipo del metalero y sus contextos de diversas formas, pero que ambos comparten la facilidad de entender un acercamiento a este estilo de música, y por lo tanto de vida

METALOCALYPSE
Es una serie animada que llegan a pasar en el canal de Adult Swim gringo, y del cual se llegan a encontrar doblajes en español ibérico (el cual me causa repulsión, si me permiten decir, aunque he conocido a dos o tres personas que les gusta por el hecho de castellanizar las bromas, pero finalmente es cuestión de gustos). Lo impresionante es que está hecha con el software de flash, y a pesar de esto, y la brevedad de sus capítulos, ya lleva cuatro temporadas, y seguramente todo está listo para la quinta (en cualquier momento encontrarán la cuarta temporada subtitulada en internet). Y es que esta serie realmente rulea, a pesar de que no he tenido oportunidad de verlo en televisión. No obstante la trama llama la atención: Metalocalypse, o Metalocalipsis parte desde la banda Dethklok, quienes son asquerosa y multimillonariamente ricos gracias a lo que ellos ejecutan, el death metal más brutal que atrae a personas a morir en sus conciertos, así como a destrozar las pirámides de Giza o a provocar conflictos bélicos en medio oriente. En el universo perfectamente creado por los realizadores de la serie, Dethklok como banda resulta ser una potencia económica que no puede detenerse.



El intro es bastante claro: “Te enseñaré quien rockea, Skwisgar Skwigelf, más alto que un árbol; Toki Warthoot no es un abejorro; William Murderface, Murderface, Murderface; Pickles El Baterista Dudly dudly dudly du, Nathan Explosion”


Así tenemos a cinco integrantes ficticios que se basan en personas reales que pertenecen a bandas que rulean en la escena metalera. Si ya conocen la serie no necesito mencionarlos, si no pero les interesa pueden checar en google y encontrarse con referencias a Canibal Corpse, Emperor, Black Sabath y otras referencias que sólo son entendidas por metaleros, como los escenarios en donde se llegan a encontrar, ya sean las hamburguesas Dimmu Borgir, o el centro comercial de Finntrolls.

La propuesta es fresca, es continua y no se detiene, ya que al tener cuatro temporadas, y estando en producción de la quinta, todavía se encuentran en el momento justo a cuando se les puede dar seguimiento, ya que una temporada deja en suspenso de la otra.

Así se pueden encontrar contrastes que equilibran a la serie para que no caiga en monotonías, de esta manera tenemos a cinco cabrones que se comportan como niños, y que tienen a un manager que es un genio para manejar sus negocios. De entre estos cinco cabrones las personalidades definidas resaltan.




Swisgar Skwigelf es el metalero sueco cuyo pasado afectado por su ninfómana madre produce en él un escapamiento cuyo resultado se da en ser un dios de la guitarra que también deja su esperma disperso en muchas mujeres, incluso abuelitas calientes, así estas de antemano no pueden reclamar la paternidad, es uno de los tres genios de la banda, al componer la parte del bajo perteneciente a Murderface y de la guitarra rítmica, que es de Toki Warthoot.



En cuanto a Toki Warthoot, es el guitarrista rítmico, originario de Noruega, es el niño inocente que pese a estar en la brutalidad de la banda, es quien da equilibrio con ingenuidad y canciones muy electrónicas y melosas, el único miembro de la banda que se puede acercar a los niños y siempre se preocupa por los demás, pero tampoco puede acercarse a amar a las personas, porque finalmente su maldición metalera (lo que presumen a lo largo de la serie) es que persona o animal con la que se encariña, es persona que puede morir pronto (o ir a la hora de la hamburguesa, como dicen en la serie). Se puede considerar el chiquillo que siempre rescata a Rockso, el payaso cu-cú cocainómano que remite a una mezcla entre Eddie Van Halen y el maquillaje de KISS.




William Murderface es el bajista, siempre se la pasa peleándose con la banda debido a que no obtiene el crédito suficiente y pocas veces ha logrado componer algo, y la mayoría de sus proyectos son un fracaso. Estos incluyen perfumes con orina, autolavados con gordas que rompen carros por su sobrepeso, bandas de un metal que se comportan mamonamente y nunca le pagan su intervención, y especiales de navidad en canales religiosos. Es el clásico white trash que no permite críticas de nadie. Su comportamiento se entiende debido a que sus padres murieron de una forma muy sádica cuando era un bebé, primero su padre asesinó a su madre con una motosierra y después se suicidó, por lo mismo es indiferente y nihilista en su modo de ver la vida.



Pickles es el baterista, el único miembro que tuvo una banda antes llamada Snakes and Barrels, se caracteriza por ser el más alcohólico de los alcohólicos (a pesar de que todos los demás miembros de la banda lo son), tal es su fama que lo que en realidad le pasa con su alcoholismo es que siempre se junta con desperfectos o con simple mala suerte, la cual cambia más adelante cuando tiene que rescatar a la banda debido a que después de mandarlo a rehabilitación, un robot de ritmos secuestra al resto de los integrantes de Dethklok




Nathan Explosion es el vocalista, y siempre tiene una voz rasposa, incluso cuando está relajado, y se puede decir que pese a su voz gutural es el segundo más alivianado, después de Toki, ya que es él quien toma las decisiones que requieren de mucha intelección, y también explora viejas leyendas y mitos (esto debido en parte a su pasado brasileño caníbal)


Se puede agregar a Charles Foster Offdensen, el manager de la banda, quien se encarga de los conciertos, las putas, y cualquier cosa que Dethklok necesite, por muy absurda que sea, desde putas hasta jarros chinos para romperse y grabaciones en agua que requieren muchos recursos naturales.

La quinta temporada está abierta como una posibilidad y probablemente viene en camino por ahí de la primavera del 2013, ya que lo último que queda implícito es que al final la banda más brutal y asesina machacante, en realidad es la salvadora de la humanidad, y de algún modo han logrado evitar que se complete el Metalocalypse que llegará a acabar con todo rastro de vida (o por lo menos eso han dejado a sobreentender en la serie a lo largo de los finales de temporada, y por eso es tan bueno)




DETROIT METAL CITY (DMC)
Este anime tiene 12 capítulos únicamente, y me gustaría ver más pues sinceramente, con únicamente doce capítulos, sentí la serie incompleta, sin embargo, el comic manga es fácil de encontrar en línea y se puede seguir el hilo de la comedia metalera que queda incompleta en la serie animada.

Y el argumento llama la atención, debido a que el personaje que es un niñato fresonio llamado Negishi, que quiere cantar en una banda de pop, con música divertida, y las únicas canciones que ha compuesto y se presentan en la serie hablan de besitos de frambuesa y de amores dulces y de cosas rositiernas, este protagonista proveniente de la ciudad Inukai, en la prefectura de Oita, trasladándolo a lo mexicano, Negishi sería como el costeño que quiere tocar alguna música jaranera tradicional y pegar con eso, pero termina en una banda de narcocorridos (bueno, es mi interpretación, estoy abierta a otros puntos de vista). Así, Negishi  tiene el gusto (o la desgracia, según él) de tocar en una banda de metal que no pertenece a sus gustos: Detroit Metal City.


Toda la serie consiste en que Negishi, a pesar de lograr chingomadral de cosas con la banda metalera sigue sin estar satisfecho, a pesar de crear leyendas como el haber cogido con la torre de Tokio, haber violado y desafiado a un montón de policías, pero si uno ve la serie se da cuenta que estas leyendas forman parte de coincidencias que van haciendo más y más grande a la banda. Y claro, ni la presidenta ni los demás miembros de la banda se atreven a afirmar lo contrario. Es aquí en donde se nota la dualidad a la que los japoneses están acostumbrados, por lo menos retomando las nociones del teatro kabuki, ya que Negishi mantiene en secreto que forma parte de esta banda, sus padres saben que él quiere tocar para una banda tiernipop y llenar al mundo de florecitas y abejitas para hacerlo mejor, sin embargo, debido a su circunstancia metalera, sus letras que llevaban amor debe cambiarlas a un tono de odio, violación, sangre y asesinatos, en resumen, de ambiente apocalíptico. Y sus compañeros de la banda no ayudan mucho para que esto que lo atormenta se vaya.


Así Negishi Souichi tiene su alter ego musical, que es Krauser II, a quienes sus propios fans le dan la cualidad de Rey Demonio, ya que la leyenda que la disquera ha puesto es que él mató a sus padres y después cogió con ellos, e inmediatamente fundó la banda para evitar ser un asesino serial. La culpable de esa leyenda podría decirse que es La Presidenta, que es como la manager y la jefa de la disquera del grupo, quien siempre juzga las actuaciones de acuerdo al nivel en que su entrepierna esté humedecida.
A lo largo de la serie se encuentra con viejos amigos y compañeros a los que no les puede decir que se dedicar a tocar metal, y que tampoco puede revelarles que él, Negishi, es Krauser, debido a que así podría perder su papel y su reputación de demonio.

Jagi/Wada Masayuki es el bajista y toma el papel del señor del fuego, y aunque no tiene mucho protagonismo en la serie, en un capítulo logra encender un bar, de donde Krauser rescata a una chava punk para que luego la gente crea que se la ha cogido, en el manga resuelve muchas broncas, además de ser intermediario entre pleititos que se dan entre Negishi y Nishida.

Camus/Nishida Terumichi es el baterista que se excita con cuestiones sexuales, ya que como la cultura japonesa tiene un tabú con el sexo, esto ayuda a que se sustraigan situaciones jocosas, como el hecho de que él, cuando toca la batería, piense en micción y labios mayores tocando labios menores (if you know what I mean) cuando graban su primer disco completo.

En la serie animada está hasta el momento de  haberse quedado con un lugar en la historia del metal y ser el tercer emperador, todo mediante casualidades y el dejar salir su enojo para poder metalear.



La serie llevó a la producción de una película en live action donde sale Gene Simmons, y además el manga continúa hasta la fecha, y tiene muchas anécdotas y grandes momentos en los qe Negishi podría conseguir su objetivo de salir de la banda para hacerse un chavito popero, no obstante, como todo buen comic manga, Krauser, su alter ego que surge en los momentos de estrés y defensa, no se lo permite, y de algún modo se ve obligado a regresar al metal que tanto reniega, pero para el cual Negishi responde muy bien. Si tiene chance de seguir el manga, se los recomiendo ampliamente

Lo característico en ambas series es que a ninguna, a pesar de la brutalidad, les faltan sus momentos de ternura y del gran objetivo, que es entretener sin tratar de idiotas al público, finalmente los que saben del mundo metalero entienden los chistes, y los que se quieren acercar, pues tienen estas dos series para hacerlo

Y de esta manera retomo el blogo, ya tengo internet en mi casa. Necesitaba publicar esto ¡fiuf!

No hay comentarios.: