16 junio 2013

Post número #10 del proceso en 30 post diarios en la primera etapa de desintóxicación universitaria

De más desintoxicación, ejemplos de supervivencia, menciones a "Nochnoi dozor" y ligeros olvidos

Se suponía que mi familia y yo ibamos a ir a una especie de campamento, pero cuestiones ajenas a la familia cancelaron eso, así que  en vez de acampar se harán brochetas o carne asada, a lo cual tampoco pongo negativa, siempre y cuando esté con la familia, especialmente mi papá en este día del padre.

Se suponía que ayer iba a ir a una fiesta de graduación intercolegial, pero se me olvidó, pero bueno, también a varios amigos se les olvidó, tal parece que nos pusimos terrenales al celebrar el día del padre o simplemente perdernos en la vastedad de la nada (o sea, apagoneishon cerebraleishon)

Hablé un poco con mi mamá sobre cómo percibo esta pinche desintoxicación universitaria, y claro, trata de darme ánimos, todavía sigo llorando cuando hablo de la culera uni, y claro, vienen las metáforas de "no te enamores de la piedra" o "no te envenenes" o "deja fluir" ¡si lo sabré! Soy la que se pasa diciendo eso al mundo, y claro, esto cae en que no predico muy bien lo que digo. Precisamente por eso ocupo el blog. He aquí un ejemplo de lo que digo respecto a la estructuración mental:

Por fin terminé mi carrera en Letras Mexicanas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Por fin. Y qué gané? Aquí el recuento de los daños y los no tan daños:
“Estoy en filo, soy intelectual, sé más que tú y que muchos otros”, qué petulante sonaba. El mundo de las letras es realmente un paraíso para los que tienen los pies en la tierra, pero es un desastre para los que estamos con los pies en la tierra soportando a los que están más allá. El  principal problema con el intelectual humanista no es otra cosa que los aires de grandeza que se cargan.
Leemos prácticamente más de cinco libros por semana, no me quejo, aprendí mucho, pero te chupan el alma, la vida, el cerebro y si te descuidas el corazón y no me refiero a que te enamoras de dicho acto, sino que te dejan metido en un sistema que decodifica tanto tu vida al punto de no saber qué hacer, qué escribir, qué plasmar, pues todo tiene que llevar una base teórica, y todo ya está escrito y todos saben más que tú, “guiño-guiño”.
Trato de escribir poesía, siempre escribí poesía, siempre concurso en premios, leía en atril, escribía hasta por encargo, y hoy que quiero plasmar un sentimiento, un pensamiento, lo que sea, en un poema, simplemente no me sale. Me quedo pensando en “pero es que tal autor lo ve de esta forma” o en “Esta frase es subjetiva, objetiva, el decir y no decir, lo sobredicho, ah no, es que la poética y la retórica, etc…” Yo no sé qué hicieron de mí…
Los odio, destruyeron mi imaginación gracias a sus malditos sistemas. Además leer menos te hace más feliz, leer más te hace inteligente pero infeliz…. =(
Me han estructurado, pero romperé esas cadenas, estas ataduras.
Volveré como la peta y guionista que soy, he dicho.
FILOSOFÍA Y LETRAS: me la pelas!!! Tú no vas a modificar mi vida, mis pensamientos y mucho menos los latidos de mi corazón…


Las quejas ahí están, y a veces quisiera tener una grabadora para las pláticas que he escuchado por mucho tiempo, he conocido a egresados de diferentes años, y todos tuvieron la misma queja: la rigidez de la estructura, la desazón de la creatividad, el aplastar la autoestima hasta hacerte un ser frío y sin alma, sin moverte. Y hay que aclarar que tocaron años difíciles, años en que la paranoia estuvo a todo lo que daba, cuando la militarización y la violencia llegó (en rectificación a esto pueden checar las entradas  "Del miedo a escribir y otras menudencias", "51 o 53 muertos" "Cachetadas de realidad" ) y claro, los psicólogos de la universidad sólo se basan en estrategias que te permitan hacer más rápido las cosas, no en qué entorno te afecta para hacerlas. Y claro, entre entornos tampoco toman en cuenta un respaldo de enfermedades mentales, de pasados con alteraciones psíquicas gachas o de secretos muy bien guardados que para adentrarse en una cuestión de apariencia no se dan a conocer, y claro, no todo el mundo debe de saber que las personalidades de los ya de por sí tildados como locos en letras realmente tienen algo de cierto, aunque hay muchos que se pueden mantener en la razón y en la estructuración, lo cual también resulta admirable. Pero no por esto tienen que quitarle la personalidad a los que tienen ideas, es como cuando en una ocasión me acusaron de "hacer teoría", y que yo, como pequeña estudianta babosa que ni siquiera terminaba su licenciatura, era algo que pudiera hacer. Y realmente ni se me ocurrió hacerla, sólo estaba diciendo mi opinión, lo que pensaba, sin citar, sin leer, sin buscar una "fuente original" (ah, raza académica clavada con eso, pero bueno). Con todo eso uno se pregunta ¿cómo chingados se puede pensar si la realidad paraliza gachísimamente? Esa realidad que es la vida, lo de afuera, lo que no es lo institucional.
Representación de lo contaminado que está Filosofía y Letras,
imagen sacada de la película "Nochnoi dozor"
Cuando la realidad golpea como vampiros que se esconden en la Penumbra,
lo mejor para enfrentarla es un espejo ¿qué espejo funciona? Esos se buscan
por uno solo. Imagen de la película "Nochnoi dozor"
No, no, toma mucho tiempo quitarse cinco pinches años de aplastamiento creativo, pero a final de cuentas, para eso sirven, para mostrar lo que no se debe o no se tiene que hacer. Es increíble como es que a los alumnos de la licenciatura de Educación les ponen trabajo en equipo, actividades para no hacer la separación, maestros que toman en cuenta que hay esta realidad, y todavía desde el pinche púlpito alzado de la licenciatura en letras (sí, lo pongo el pequeño, no merece las mayúsculas) todavía se atrevan a decir que no son nada, y no los bajan de pendejos, y por ende, los que estamos ahí nos comportamos igual. Sí, es cierto que no caemos en el modelo de los religiosos, de los que ponen todo en el catolicismo, o de los que no buscan poner a Coelho o a Cuauh Sanchez en la literatura, pero ¡tampoco nos la mamemos solos! Aunque sea un colegio muy individualista y con nada de nociones de didáctica (así es, en la universidad todavía se está para aprender ¡pendejos!) pues también hay que aprender a trabajar en equipo. Así que aquí van varias críticas y autocríticas para con esa situación.


  1. Eres un ser humano, y como tal tus conocimientos no te servirán cuando afuera exista una catástrofe.
  2. Leer no te hace más que otras personas, sólo te hace diferente, perceptivo, pero afuera, cuando tengas un familiar desaparecido, pariente cercano a la muerte o cualquier situación limite, no, no te hará ser más eterno o más brillante
  3. Tu circulito de compañeros en la universidad NO ES UN PÚBLICO, son buen apoyo, son buen camino a moverse, pero si lo que escribes lo entiende el resto de la población (un albañil, un mesero, un pepenador, tu madre incluso) entonces no necesitas querer farolear más, la literatura se hace con lectores y la comunicación que se tiene con esto, no con circulos pequeños y cerrados
  4. Sigues siendo un ser humano, daría una larga explicación de por qué en México ser escritor no es una meta posible ni alcanzable en primer plazo, pero mejor me limito a decirte: busca otra habilidad que complemente tu gusto a escribir, y complementa.
  5. Okey, chido, puedes analizar y puedes decir tu opinión argumentativamente ¿y luego? ¡Pública!¡Difunde! ¡No lo dejes enfriándose en tu arrogancia universitarinfantil! O sino, cálla tus pinches opiniones alzadas, todo el mundo aprende y todo el mundo sabe como llegar a sus conclusiones.
  6. No te claves con la ortografía de manera tan nazi gramatical, es verdad que hay reglas, pero relájate, nadie se muere si te falta un acento o una coma (excepto si redactas informes médicos o relacionados a cuestiones litigantes, pero mientras ¡relax, men!). Tampoco seas tan libre como pArA skrivir asHi, i dzIr k tu nvidia m alimnta! (a menos que sea celular, el lenguaje es adaptable a las cuestiones económicas)


En serio que esto tomará otro ratote de retomarlo en cuenta, no sirve de nada estar señalando a los demás desde un lugar donde no te pelan. Pero bueno, hoy es día del padre, hoy olvidaré otro poco, viviré otro poco más. Sigo sin tomar un pinche libro para leer por gusto, sólo he estado con comics, con reseñas, con avisos lentos.

Vamos adelante, hoy sigo teniendo más vida y esta es breve, así que a llevársela leve.

No hay comentarios.: