09 junio 2013

Post número #3 del proceso en 30 post diarios en la primera etapa de desintoxicación universitaria

Post número #3 del proceso en 30 post diarios en la primera etapa de desintoxicación universitaria

 Día que comenzó a mediodía con despertar (todavía sin la cruda) y después procedió con algo de chilladera, primero al recordar a la tía Linda y lo poco que pude verla de rápido en su agonía cancerígena, y luego recordar que nunca demostré lo que sentía abiertamente, luego sentirme la peor hija que no está con su famila, pa’ luego sentirme la más miserable ser humana del planeta por alejarme de mi familia gracias a la universidad, después ver “los tres entierros de Melquiades” seguido de “Lluvia de hamburguesas” para llorar y llorar, como sugiriera José Alfredo Jimenez, okey, okey, pudiera no aplicarse bien el dicho mariachi sí no hay una botella de tequila de por medio ¿Qué chingados pasó que andaba así de cristal frágil? ¡futa! Neta que cosa que veía en la tele o que pensaba y cosa con la que se me soltaban las de Magdalena. “Es la pinche uni, sí, a huevo, ando muy frágil, ando llorando ¿pero cómo si hoy en la tarde me veo con gente especializada? Sí, a huevo, están relacionados de alguna forma con la uni, sí, sí, como no, claro, claro” me respondí a mí misma y dormí otro rato, y quizá hojee un libro ¿Cuál fue? “…no lo sé, no lo sé. Es en la intersección, entre vigía y el sueño, donde te puedo ver, tu voz en el oído me sobresaltó” ¿en qué estaba? Ah, sí, eso, creo que tuve sueño toda la tarde, y me la pasé acostada en el piso con un montón de almohadas y pensando en desgracias, y en las grietas del techo, y en lo pendejo del personaje femenino que sale en “Repulsión” de Polanski, mira que dejar pudriéndose el cadáver de un conejo en el refrigerador junto con otros dos cadáveres humanos, y empezar a ver grietas y luego manos… pasumecha con esas mujeres fragilonas denantes, pero ps no aguantaban por la presión de la época, tsssss ¿Qué pendejadas pienso? Y me hago bolita, y juzgo todo lo aprendido



 Y para en la tarde, cuando fui con los culturales estaba a punto de decir sí me iba en metro o en bici… mmmmhhh, metro… no, no, mejor bici… metro… aaaaaaaaahhh, no quiero ir, no quiero ir, quiero quedarme en mi casa a deprimirme mientras veo el techo… pero valen la pena… aunque no sepa nada valen la pena… mmmmmm metro, no, bici…. ¡espera! (insértese efecto de epifanía, revelación o esa cosa que a uno le hace ver todo claro) Ya está, ando estresada, ponerse el equipo bicicletero, casco, casaca reflejante, mangas para el sol, guantes, lentes… necesito pelearme con alguien, no me pelearé con ellos porque no me han echado bronca ni me han dicho nada malo, nada más la universidad que forma parte de ese sistema tan desquiciado, no es culpa de ellos, ellos quieren sugerir otras cosas… grrrrr, al demonio, me iré en la bicicleta, zuuuuuum, zuuuuuuum, quítese baboso, hágase, deje de conducir tan mal, no, no, ni madres, no me aviente el carro, zuuuuuuum zuuuuuuum… y en pensamientos intermedios ¿me voy por la avenida o me la llevo tranquila y sin pelear?¿avenida o tranquila y sin pelear? En la avenida sé que muchos me mentarán la madre, pero por otro lado está la seguridad, y yo necesito mentar madres, avenida… zuuuuuuuumm, zuuuuuuum ¡quítese, quítese que mis piernas son más poderosas y no necesitan gasolina, zuuuuuuuuuum, zuuuuuuuuuuum ¡ábrase, sáquese, quítese a la fregada! Zuuuuuuuum.

Y el momento de calma, mis piernas siguen igual, quizá por ahí sigue un torbellino de tristeza diciendo que no valgo la pena, que soy el peor ser humano… pero no tengo tiempo de adentrarme en ese torbellino mental mientras los pedales y las ruedas giran constantemente.

 Entonces llego

Me saludan diciéndome licenciada, y respondí “casi, casi, aclaro" y aunque no demostré crisis al momento, sí me sacó de onda. Sé que lo dijeron de cotorreo pero diciendo "licenciada" todavía me pone eriza, falta seguir haciendo limpieza mental para que responda con un “¡Gracias, muchas gracias!” y después contesten “no hay de queso, nomás de papa”

 Y menciono elipsis para ahorrarles lo que el grupo de estudios culturales hace (o piensa hacer o va a hacer) pero se llegaron a cosas específicas. Charlar un poco sobre crisis identitarias, sobre fragmentación, sobre otredad, diferencias, sur-realidad, deslices de otras cosas que nada tenían que ver con el tema, sí, eso.

Y después se prepara algo que conocí con ellos: choripanes ¡que cosa!¡chorizo argentino con pan! ¡¿Queobo?! Recuerdo en mi infancia adolescencia cuando en los medios todos hablaban de la paranoia de la globalización y yo no entendía ni madres, pero luego decían “son bien exagerados ¿cómo que se van a perder? ¿cómo que casi se acaba el mundo de la economía?” y disparan información como disparan al cerebro de Colosio y vuela un pedazo de hueso, y disparan al cardenal Posadas“Un símbolo de fe, lleno de agujeros. A mentiras y balazos se batieron, entre mafías y clero. […]el candidato del poder yace en el suelo, se dispara otra mentira que nos vuela los sesos” Pero con todo y eso, es muy sabroso, y a pesar del relajamiento de pensamiento después de la lluvia de ideas todavía hubo dos o tres deslices de pensamiento analítico, y algo de reconciliación por un mal entendido que tuve antes.

¿Cómo le hacen para poder pensar y a la vez estar tan calmados y tranquilos? Y yo sólo escucho, a pesar de mis veintiocho años soy una niña escuincla chamaca zonza, pero de vez en cuando trato de sacar el disfraz de adulto, aquel que se debe portar en lo social, aquel con el que me cuesta trabajo ser yo misma, me disperso como las mariposas en el vuelo (en parte por lo friki que me admito en otras cosas, friki literaria, friki starwariana, friki musical), y si a veces sueno con cosas muy específicas es porque quizá lo adulto persevera a veces. Con toda la chacota anterior noto que la tristeza melancólica de en la mañana se ha disipado, y no me había dado cuenta, el clima es perfecto, hasta el humo en los ojos, como el humo en el agua perfecto, chaaan chaaan chaaaan, chaaaan chaaaan chan chaaaan (sí, trato de que suene como el riff de smoke on the water) y luego voy y regreso. Para en la noche noto una microgota de sangre en mis chones, y eso lo explica todo. “Pero no importa porque tengo tashas, y perico”, esto de ser seria y formal no se me da muy bien que digamos.

 Regresé a medianoche en bicicleta, es hermoso andar a esa hora en la calle, la hegemonía del coche pierde su territorio a esa hora, así que anduve por toda avenida Universidad en vez de irme por Vicente Guerrero como acostumbro, y entonces volví a dormir, dormir, dormir… en mis sueños (los que recuerdo) estaba con Darío, amigo de la uni y persona desconocida, y caminamos por un campo de fútbol lleno de piedras y seco, áspero, como esos campos de fut que hay en Cd. Victoria o en Reynosa, pero casi siempre a las orillas, no los que están en el centro bien cuidados con su pasto verde, estos campos donde todavía existe algo de vida agreste, de liebres salvajes o de víboras pérdidas, donde todavía se ven construcciones de termitas hechas con arena, u hormigueros gigantes. Y curiosamente el campo tenía estos pedazos de pasto y piedras, pero lo curioso es que había mucha gente jugando. Y como la lógica de los sueños es no tener lógica, había una cabra blanca en medio del campo, ignorando a todos las demás personas, y como me sentí identificada más con la cabra que con los seres humanos, me acerqué a ella “Ay, cabrita, tú eres la única cuerda y relajada en este lugar, los demás son seres grises y normales ¿Qué debo hacer, cabra, para que me pueda llevar bien con los grises normales?” y la cabra en su pose relajada y sin abrir los ojos me dijo lo siguiente:



 CARPE DIEM

Y abrí los ojos una vez, quise agarrar el sueño de nuevo, y cabra se iba junto con el campo de fútbol, las personas, y los volví a abrir pues el sol estaba fuerte, pero voz de cabra me seguía diciendo lo mismo, y su voz sonaba a viento o a resonancia, como las voces en los sueños… y solo pude alcanzar a hacer un poco de su representación en chafipaint



Hoy será otro día ocupado, este proceso de desintoxicación está saliendo bien, aunque todavía siento algo de tensión en los hombros, tensión de cargar con conocimiento inútil, o talentos inútiles, de algún modo quitaré todo eso que me cargo en la piel llena de ojos. Hoy será un día de hot cakes, muchos hot cakes, e igual repita la hazaña de la bicicleta, no lo sé, no lo sé...

No hay comentarios.: