12 junio 2013

Post número #6 del proceso en 30 post diarios en la primera etapa de desintóxicación universitaria

De Alicia en el país de las maravillas, reflexiones al azar, un conejo cogelón, borrachera, y un día aparentemente perdido, pero de limpieza mental para la protagonista de este blegh

Como habrán notado, ayer actualicé tarde, como a las dos (y si no lo notaron, no importa, es sólo una observación personal) por consecuencia de esto subí la entrada cuando las demás se actualizaban a las once de la mañana o a las doce de la tarde, pero ¿que importa el tiempo cuando lo que menos se quiere es que importe? Ciertamente el ser humano es finito, su eternidad aparente es una falacia, y debe de vivir el momento cómo si fuera el último, muchas personas como Steve Jobs, Mark Zuckerberg y mi papá, así como mi tía y mi mamá han sabido hacerlo, y esto no quiere decir que se trate de vivir en una angustia constante. En una sociedad occidentalizada y europizada como la nuestra se nos ha dicho que la muerte es un momento de finalidad fatal y que la vida es sufrimiento, pero en lo personal les digo ¡al demonio sus instituciones catolicistas! Y es así como prefiero la visión del ahora, del disfrutar siempre. Un tío en Guadalajara ha bautizado esto como la magia, algo a lo que aspiraban personas como Baudelaire y Antonine Artaud, el disfrutar la vida y el seguir con las pulsiones de la vida y la muerte. Aquí tenemos esa posibilidad siempre, sobretodo con cosas tan contrastantes como muertos por el narco, pero olvidemos eso, no nos concentremos en la muerte ahora.

Ayer me la pasé en día de hueva total, acostada y viendo televisión, y podría nombrar los programas que no me interesan, pero nuevamente, por enésima vez, volví a ver "Alicia en el país de las maravillas" (Alice in wonderland) la versión de Tim Burton, y a pesar de conocer la versión de Disney y la versión de Ian Svankmajer (una muy caricatura para niños, y otra muy alunizadalucinada para los de la pequeña mentecita del tercer mundo... bueno, no, pero sí muy mafufa) pues la propuesta de Burton hace un equilibrio entre las versiones, además de complementar mucho del universo literario de Lewis Carrol. No me adentraré en análisis ni es desgloses porque no se trata de esto la entrada de hoy, sino en la provocación de lo que me habla justo en los momentos de transición, y la Alicia burtoniana se concentra en esos momentos, en transiciones. Se nota desde el momento en que Alicia huye a la proposición de matrimonio, al momento en que le dicen que ella no es la Alicia correcta, y también cuando reiteran su falta de "muchosidad", pero que al final debe de probarse así misma (¿arruiné con spoilers? sorry). La aparición de la oruga (cuyo nombre siempre se me pasa) está presente cuando son las transiciones más difíciles, los cambios que se acerca a cuestiones frágiles como la muerte o la fragilidad del momento, y es parábola que se repite. No puedo adentrarme el análisis dizque estético, dizque estructural, esto es sólo por encima. Pero enfrentamientos al Yoberwokie (traducción mía) se pueden ver en las seis imposibilidades, y aquí van las mías

1.-Es imposible que hubiera llenado todas las materias de la carrera
2.-Es imposible que tanto conocimiento se hubiera acumulado en mí
3.-Es imposible que esté posteando esto en estados alterados
4.-Es imposible que muchos crean que hay estabilidad mental en lo que escribo
5.-Es imposible que esté escribiendo esto con entusiasmo
6.-Es imposible que sea Laura Elena Sosa Cáceres-Ciudadana Herzeleid-Doña Herz-Ciudadana Bicicletera-ser-persona no sienta que su personalidad se ha fragmentado, sino que pueda usar disfraces diferentes en este entorno tan raro que es su blog, y en su vida afuera, y a la vez reírse de ello

A final de cuentas Alicia habla de expandir distancias y de buscar posibilidades en donde muchos no las ven. Esto me recuerda a algo que me dijo mi novio hace mucho "eres rara, y como eres rara las cosas que a muchos les parecen raras a ti te parecen normales", y no lo dijo como algo peyorativo, sino como un complemento a mi personalidad.

Y después de eso ver el programa "A un clic" complementa toda esa información de desaparecidos en la última década, para búsqueda de desvanecidos, somos una época donde todos estamos en la creación de nuevos términos que se complementan con la tecnología y el ciberespacio.

De entre todo lo anterior recordé que en mi refri había una caguama, y también una botella de vino blanco, tomé ambas, y dejé que mi cabeza se sacudiera con la lluvia que cayó en la noche. Es increíble como va cambiando el panorama cuando llueve en el desierto, primero porque después de mucho tiempo de sequía aparente, las montañas pasan a enverdecer, y los árboles se revitalizan. Obviamente muchos nos guarecemos, tal como ocurrió el domingo cuando salí en la bici, pero yo no me guarecí, habré salido unos 10 o 15 minutos a empaparme y estar de vuelta en el depa. Para cerrar el día, Murphy anduvo de ganoso y aprovechó para hacérselo a mis zapatos. Pobre conejito, o necesita pareja o necesita la castración, pero nunca me decidí

2 comentarios:

Rafael Nieto dijo...

Heme aqui... muy bien, como esa canción de grunge fallido de Bon y los enemigos del Silencio: Tira! Tira Todo! y que no quede nada.

Ciudadana Herzeleid dijo...

¡Eso hago, eso hago, a la jodida toooodooooo, raaaaaar! xD