14 junio 2013

Post número #8 del proceso en 30 post diarios en la primera etapa de desintóxicación universitaria

De otro día de hueva, un baño después de varios días sin bañarme, pago de trámites, una campechana, lluvia con rayos y relámpagos y nuevamente el sueño

Pues ayer fue día aburrido, quizá porque así quise hacerlo. No tuve algún sueño chido para contar, no tuve nada que hacer, a excepción del trámite del kardex. Me levanté tarde y de ahí procedí a bañarme, me tardé media hora debido a que no me había bañado en una semana, creo, no recuerdo bien. Antes he dejado implícito que soy una maldita jipi, hoy se puede considerar jipster, pero compenso con mucho desodorante y perfume, creo que me bañé el domingo, no recuerdo bien. Pero ese es el chiste, puedo durar mucho sin bañarme, no sé, aunque no me llevo bien con los gatos, ahí me parezco a ellos, yo no puedo despertarme y bañarme, el baño es violento para mí, para mi tiene que ser algo despacito, calmado, y bueno, fue lavarme dos veces el cabello y usar mucho, mucho jabón. Me levanté tarde y por eso no pude hacer el trámite antes de las 12 de la tarde, y cómo la recepción cierra a la 1 por la hora de la comida, y abre a las 3 pues aproveché esos momentos. De ahí fui a pagar los dos kardex y a preguntar por el pago de libros en la biblioteca, pagos, pagos, pagos ¡paparruchas! Andaba a prisa, la uni me saca rasquiña, de quicio, no quiero ni enlistar todo lo que me enoja y me encabrona de ella, y regresé rápido en la bicicleta.


¿Que puedo decir? He dormido y dormido y dormido, y es un sueño que pesa mucho, ya casi voy para dos semanas así, y deberían ser días en los que soy productiva, o que ayudo en algo, pero no lo siento así, y no puedo justificar que estoy en curación de humano, pero creo que es lo más cercano que puedo definirlo todo.

Para en la noche ya no podía pensar más, nuevamente miré las grietas y a la ventana, y caí dormida, en las persianas tengo perros dibujados, y Murphy estuvo encerrado todo el día, saqué la basura y volví a subir. Para las 9 ya tenía hambre, fui a comprar una campechana, soy la rara que compra en esa taquería porque llego en bicicleta mientras los demás llegan en carro, y mi orden siempre la guardo en mi canastita. Campechana, una mezcla de bisteck con trompo, y con sus cebollas y papas hervidas de acompañamiento, y en el cielo estaba relampagueando, lo bueno fue que sacaron mi orden antes de que se soltara la lluvia, pero los rayos estuvieron fuertes pues tocó uno en donde no hubo diferencia entre el relámpago y el trueno, casi al segundo sonó, cuando esto pasó decidí apagar laptop y apagar las luces, tengo miendo de los rayos, tengo el dato inútil de saber que matan de 300 a 500 personas por año, y también sé que si uno está cerca de algún aparato eléctrico también puede soltar un shock que reconfigura personalidades en las personas que los sobreviven. Saqué a Murphy de su encierro en el baño y me la pasé en la tableta, chateando con mi novio, diciéndole lo mucho que me asustaban los rayos, pero mientras pasaba la tormenta comí la campechana (como buena tormenta de desierto, no duró más de una o dos horas) . Últimamente he tenido una flojera de cocinar, en compensación necesito moverme más, pero no lo hago, bah, soy una bolsona panochona, se me tiene que quitar

Ando sin inspiración para el post de este día ¿se nota, verdad? Pero bueno, como yo no trabajé como burra entonces me pondré a limpiar la casa ¡abranse que es viernes! y les dejo una imágen chistosa que ayer subí a una página en facebook que modero



No hay comentarios.: