17 septiembre 2014

Post # 17 de 30 post diarios de desintoxicación universitaria

De como les platico mi día, como enfrento mi mugrero, les doy enlaces a una reseña y un ensayo, reflexiono en torno a mi yo femenino, me pitorreo de él y de la vida en general.

Considerando que ayer fue la continuación de la independencia pues hoy es la continuación de este blog. Es martes y hoy se trató de pura limpieza en casa, normalmente los martes voy al programa de "En menos de 12 parsecs", en donde se invita a hablar sobre ciencia ficción, ustedes pueden checarlo en Ustream, entonces a final de cuentas, aunque soy desempleada, este día es involuntariamente libre, sólo porque en donde está ubicada la estación debe de ser así. Es extraño cuando vas caminando y te encuentras con que las calles están vacías (en parte se agradece la ausencia de personas).

Ayer tenía tres bolsas llenas de basura inorgánica, aún así me estaban estorbando, es bueno acumular experiencias bonitas, la basura no, algo así decía esa frase que vi hace mucho en un libraco que no me acuerdo (o que realmente no lo quiero decir porque me han transformado en mamona, la verdad la frase es de Roberto Gomez Bolaños, del libro que hizo de "El Chavo", que si muchos lo leyeran, se darían cuenta del romanticismo literario cuasipusmoderno que aporta mucho). Me dormí tarde y me habré levantado a las dos de la tarde. No tengo vergüenza. De ahí barrí un poco la casa y regué las plantas, que estaban algo secas las pobres. Para en la tarde me dio hambre, y en lo que comí mis cacahuates japoneses con lechuga y salsa valentina, resulta que una oruga se coló en mi lechuga, era de color gris y sepa cuanto tiempo tenía en su encierro tierno, por supuesto que me dio asco, aunque en el feis me preguntaron si sentiría el mismo asco si se tratase de un gusano e maguey en un mezcal, y la verdad a eso no le puedo decir que no, por ser alcohol, aunque le agregaría lo de mexicanote

 Hablando de eso, quisiera ver la película de Cantinflas, ya falta poco, he tenido algo de esperanza en el cine mexicano. La última que vi fue "Guten Tag, Ramón" (Buen día, Ramón), y no sé como es que al guionista se le ocurrió hacer una historia tan sencilla y tan humana, que se le ocurrió conjuntar dos geografías diametralmente opuestas, como lo es un pequeño pueblo duranguense y otro pueblo alejado de Berlin, aún así ambas historias permiten que notemos que hay dejos de bondad en donde no lo imaginábamoscon esto queda de lado los dramamones y papelones que siempre hacen para que una peli mexicana pegue ¿por que carajos quieren intelectualizar todo y hacer sufrir, sufrir, sufrir? De esto se aleja la película, es más, ni siquiera quiero profundizar mucho, quien hace una buena reseña crítica sin espoilerear todo es el buen Ruben Armenta, pásenle a lo barrido a leer su reseña, y por supuesto, vean la película

Pensando en todo lo anterior, me cae que los que van a criticar la película y quieren ver algo que "los haga pensar" en realidad son sadomasoquista que les encanta aburrirse o les encanta hacerse los profundos, a esos les digo: mamones. Neto que veces ni me atrevo de hablar de cine o de libros porque no puedo dejar las voces que me dicen que no debo de emocionarme (cuando digo voces me refiero a las pendejadas que me han inyectado e introyectado desde la universidad y la crítica literaria hasta los mismos pendejos que siempre les ves la misma pendeja cara muchas pinches mismas veces, que cansa que siempre te estén rondando con que ningún chile ni vagina les calza). Es verdad que disfruto del cine di harte (pero no todo, y esta repulsión a ir no es tanto por la película, sino por los que van a verla)

No entiendo al mundo con su normalidad, se supone que el muno ha cambiado y ahora permite que la creatividad se muestre, pero siguen los regímenes de coartar y asfixiar el pensamiento creativo, de que todos aspiren a ser Godinez repetitivos o de que nadie se atreva a buscar otras formas de aprender, de salir de la diferencia. Mi locura creativa se alimenta y se calma con expresar esto aunque no tenga ni pies ni cabeza ¿para qué chingados me sirve expresarlo todo como si fuese un ensayo académico con fuentes sustentadas? Eso me limita mucho, como antes lo he dicho.

Aunque bueno, luego sale alguien sacando cosas tan locas que se alejan de mi mundito mundete mundote, que luego me pone a pensar en la condición de vieja (oh, sale pues, hablaré serio aunque me cueste trabajo), la visión y la perspectiva femenina se ha visto permeada desde el heteropatriarcado (¡otra vez la mula al trigo, ombe!). No, no, pero de veras, este ensayo que leí justo hoy y que escribió Marisol Vera Guerra está sacandome chispazos en mi choya (la cual es buena pa' sacudirse metaleramente hablando cuando ya no quiere pensar). No hay mucho universo contado por las mujeres, pues la mujer siempre ha sido contada y construida por el hombre, pero no había notado hasta que niveles está metida esa cosota llamada verga e patriarcado hasta leer este ensayito:

http://mujerespejo.blogspot.mx/2014/09/inanna-y-la-bestia-que-escribe.html

Básicamente, resumiéndolo a grandes rasgos para el Muy Largo No lo Leí (TL;DR) quiere decir que hay un buen futuro para las mujeres, pero hay que construirlo pues nos ha tocado una carga antropológica y social densa, nada nuevo bajo el sol desde los que construyen los discursos, pero una revelación para las que se atreven a escribir. Aún así aquí está una de necia ¿no?

En fin, quiero escribir más y no puedo, es como si escribiera sobre el mundo a través de un futuro que no conozco, o si lo que escribiese me valiese madres, pero aún así lo escribo, sin tapujos ni organizacion (por algo es blogo personal, y estas entradas son la desintoxicación universitaria). Hace mucho, cuando trabajaba en horario normal, me preguntaron que un diario qué podía ser, si solo escrito o solo sueños, contesté que ambas son correctas siempre y cuando te sirvan a tí. Molesta que en la escuela les limiten el pensamiento así, a tal nivel que ya no imaginan ni piensan ni crean, ya he dejado esa postura clara al respecto. En la lejanía entiendo porque la gente es hueca, y lo es porque la hacen, no les permiten ver más allá de su entorno, creen que lo que ellos hacen no afectan a otros, por eso ahora hay más vacío que se compensa con smartphones y tabletas. No puedo hablar de mi generación, nunca he sido buena observadora, solo sigo anotaciones de lo que veo, pequeñas visualizaciones borrosas, no soy profeta ni adivina, pero a final de cuentas, si escribir sirve para algo, es para dejar registro de lo que la memoria muchas veces no quiere recordar, también sirve para estar en paz y purgar todo lo que una mente cambiante guarda.

Esta semana estará algo agitada, por lo menos en lo que respecta a actividades, a ver si ahora hago mucha bicicleta o qué se yo, pero en cuanto a actualizar, aquí me tienen, o no.

Ya saben, acepto comentarios, mentadas de madre, críticas, tomatazos. Los veo a la siguiente posteada =P

No hay comentarios.: