21 septiembre 2014

Post #21 de 30 post diarios de desintoxicación universitaria

De cómo les narro cuatro pedazos de un día jarcor usando la bicicleta como transporte

Ayer estuvo gruexo por decisión propia pues decidí utilizar bicicleta para andar durante todo el día, cosa que después de limitarme a hacer una por día me absorbió la vida, y lo disfruté mucho. Tanto que el peso de la emoción y la cruda no me permite recordar bien lo que transcurrió, pero para eso hay libretas en las que se anotan cosas, y esas cosas se van enlistando. Parto el día como un pastel de triple chocolate, no entrando en detalles, solo lo que se me hizo destacable.

Primer cuarto: El trayecto de ida a la despedida de soltera
Vestuario: pantalón punk, chaleco y blusa para verse bien, falda azul larga y botas

Pensé que irme temprano, como a las 9 y media de la mañana me haría llegar a las 10 y media a la colonia Obispado ¡Cuál! Resultó que me tomó casi dos horas en llegar por calcular mal, se me ocurrió irme cerca de Fidel Velasquez. Logré llegar, esto me desvió para llegar antes, aún así logré llegar, y conviví con mujeres trabajadoras que aportan su trabajo y que también tienen las preocupaciones que el ser humano tiene en general: pasarla bien y divertirse. Es verdad, hay que ser multidisciplinario de vez en cuando para no ciclarse, sino para retroalimentarse de todos. En resumen, fue lo bonito de compartir con vestido y arreglada, aún así ahí estuve, de ahí salió el ramo de flores que Perla mandó al encuentro de escritoras.

Segundo cuarto: El encuentro de escritoras
Vestuario: Chaleco, blusa, falda azul, botas

Logré llegar con dolor de muñecas (no es fácil andar en bicla y llevar un ramo de flores, agradezco al Don que las envolvió mientras estaba en el Residence, donde fue la despedida de soltera de Perla), apenas alcancé a llegar cuando Ingrid Bringas estaba dando la charla sobre poesía. Hubo tiempo de dejar el ramo y resolver una duda que traía sobre la vida cotidiana como alimentación de la escritura, y la escritura como vida cotidiana. En el receso Antonio Carlin Lynch me dijo palera y yo dije que sí, pero palera de la vida, no de partido (nadie espera recibir un ramo sin avisar). En la siguiente ronda de escritoras se presentó Adriana Cisneros, Adriana Flores Tanguma, Claudia Solano, Eva Trujillo y Rita Bedia Lizcano. De Adriana Cisneros saco los seres sobrenaturales; de Adriana Flores saco los cocodrilos, anfibios y las escamas, con Claudia el tssssss de un dolor que arde; de Eva Trujillo el romance, y de Rita saco lo suave de la femeneidad hirviente, y la intertextualidad. Al final Vanessa Garza, moderadora, les preguntó sobre cuales eran sus temas recurrentes, lo que me encantó es que todas dijeron que podía ser cualquier tema y prosiguieron al descanso.

La siguiente mesa fue un homenaje a Dulce María González, los invitados fueron Malena Muzquiz, Ana Kullick Lackner, Mario Anbrteo y Patricia Laurent. Cada uno habló de su convivencia con ella y de las letras que aportó, todos con las emociones y los sentimientos desbordados, o por lo menos pasando el mal trago de su muerte. Ahora, aquí viene lo interesante (y admito mi ignorancia, pues por eso nada puedo decir), yo no sabía que ella era parte de Papeles de la Mancuspia, y tampoco sabía que los que estaban en la mesa formaron parte de otro movimiento literario regio que aportaba más en cuando a la literatura mexicana, pero que ellos mismos se han admitido limitados en el sentido de no salir en muchos libros (o por lo menos así lo dio a entender Mario Anteo).

En cuando al homenaje, no puedo decir mucho, es verdad, es algo muy temprano para analizar, yo misma he evitado hablar de Dulce María por ignorancia y desconocimiento, me llama la atención que los que recuerdan siempre destacan su risa. En mi caso habría que buscar algo más que eso, pues mi único acercamiento fue desde la lejanía, y lo poco que he leído en internet sobre ella.

De ahí pasé a la siguiente fase de transformación.

Tercer cuarto: Toquín metalero
Vestuario: Camisa negra con estampado de calavera, pantalones punk, botas

Café Iguana tiene una energía especial, pues ahí es el lugar donde murieron dos personas gracias a una ráfaga de balas. Estuvo cerrado casi un año y por fuera, cerca de los barrotes, las paredes estuvieron decoradas con una mezcla de sangre y cera de veladora. Vuelvo a este lugar y comprendo, la cura no es el olvido, sino una cicatríz de recuerdo que queda en una pared cuarteada de balazos. La gente no olvida, sino que recuerda. Curo heridas de mente en este festival metalero, lavo el pasado con una caguama de ochenta pesos mientras escucho Drown at Dusk. Mi cuello es una palanca que mueve los cabellos como látigos ¿nadie pensó que Glenda Jackson en realidad movía la mata por chompear?. El tiempo se extiende y encoge, se tensa de acuerdo a la concepción humana, dos relojes atómicos pueden viajar en diferentes aviones y unas valiosas centésimas de segundos harán la diferencia en el tiempo, la experiencia de uno no es la del otro, pero sí compartes con muchos entonces en ellos los demás, está el todo. La dichoso pendejotredad permite conjuntarse, pues cuando hay muchas otredades que son indefinidas y supuestamente fragmentadas, pues hay para reunificar lo que antes se separó.

Somos un desmadre.

De nosotros depende ser u in desmadre organizado o uno chido.

Cuarto Cuarto es igual a un entero: Terraza 27  y cierre del toquín
Vestimenta: pantalón punk, camisa negra de calavera... sudados

Vi el reloj, la inauguración a tiempo de este lugar se me pasó por estar en el momento intenso. Lo bueno es que avisé a Gera de la Garza, quien estuvo brevemente en el encuentro de escritoras, que iba para este lugar. Entonces recorrí las calles de nuevo. Poetazos estaba ahí, también muchas de las que estuvieron en el encuentro de escritoras. Su logo es una ballena, la pregunta está en el aire ¿porque una ballena? Y yo digo ¿por qué no? Orfa agarró un símbolo y lo absorbió para que se pueda entender por muchos: Moby Dick, Twitter, Viajera Espacial, ¡¡Ballenita tu papá, ballenita tu papá!! Espacio de descanso y relajación, de esparcimiento culturoso, de novelas gráficas y de área infantil. Todo acondicionado para poder llegar, acercarse. Desde la Terraza se ve un ángel, la Victoria Alada, en las paredes aves, en otros momentos calcomanías, algunas  viven y otras están en espacios en blanco. Es lo que hay que sacar, el espacio de las lecturas, del momento en que se contempla todo, se relaja, muchas nos relajamos en ese espacio y otras simplemente contemplamos ¿cual es la diferencia entre relajación y contemplación? Pues en una sencillamente no se piensa, y en la otra solo se piensa con más claridad. Para esto nunca negué mi estado, andaba chida, andaba bien, andaba en el heat del momento. Entonces después de que se contemplara esto y llegara a su conclusión la inauguración del espacio y la apertura a una historia por escribirse, me retiré.

Regreso al metal, tenía mucho que no headbangueaba, el grupo tenía de líder a una chava vocalista que también tocaba guitarra. Desde lo lejano algunos se han equivocado al criticar al metal como fascista y macho, pero la verdad en mi experiencia siempre ha sido una experiencia inclusiva. No sé si fue el hecho de que mis hermanos me incluyeran en la dinámica de ella, o que yo por ahí pudiera encontrar mi voz, pero hombres y mujeres rugen igual, ese rugido se une en esta música que nos recuerda nuestro origen animal. Después de este concierto muchas bandas convivirán como retroalimentación ¿Mujeres como sexo débil? ¡Mis grandiosos ovarios! No conozco a las demás bandas, pero tendré que seguirlas. Aún así, Maligno es Maligno, al llegar al final fue que demostraron lo poderosos que son. A estas alturas le hecho la culpa a Martin Legorreta Pankecito por haber dado el pitazo, por que de aquí me vine a enterar que este festival fue organizado por Callegenera.

Epílogo: la dimensión desconocida

Viví como si este día fuesen cuatro, por lo tanto mi cansancio era mucho. No sé que tanto afectó esto  en la ida a  casa que terminé dos veces en el mismo punto, según había salido de Barrio Antiguo por Diego de Montemayor, y luego estaba en la estación Del Golfo, pero no sé como terminé en Conchello y de ahí aparecí en la Arena Monterrey. También vi muchos perros negros en el camino ¿eres tú, Caín? *

*la autora escribió todo esto curándose la cruda con un pollito y una sopa de fídeos, es feliz pero no sabe como llegó a casa ni si habló con alguien entre las dos y tres de la mañana.

2 comentarios:

Rita Bedia dijo...

Ya recordé los últimos días. Un constante ir y venir sin
descanso, hasta me creí en la bicicleta
junto contigo con las muñecas cansadas Laura. Hacer el intento de soportar el dolor de
mi cuello, de la preocupación “del que me pondré”, de la trivialidad del manejo
de mis asuntos, de lo que realmente me preocupa
y me mantiene con esta contractura muscular. Eso me recuerda que me
lastimé un dedo al subir al transmetro, que tronó mi muñeca al querer sostenerme antes
que se detuviera de imprevisto, que tuve
pintarme
las uñas en el trayecto cada vez que se detenía y rematar en el metro; bajar,
subir y transbordar, aceptar los golpes, empujones, “el mamacita que buena
estas”, la trampa: “señorita qué hora es, no soy de aquí”. Ah también me
recuerda que aún no preparo mi tarea
para mañana. De Adriana el uso de las figuras retoricas en todo el contexto de
su poesía. De Adriana Flores un ¿y tú
quién eres? De Claudia, ver a Frida Kahlo
en su accidente del tranvía, así como
tener presente la imagen de los pies
colgados del tío cuando cae la sombrilla roja. De la señora Eva poesía amorosa y remembranza.
De la mesa del homenaje a Dulce María, no tengo palabras más que se me hizo un
nudo en la garganta y sentir la mala suerte de no inscribirme en el último
taller que dio de poesía cuando tuve la oportunidad de hacerlo. El imaginar si
algún día alguien me recordaría de esa forma, cosa que dudo. Hacer míos los recuerdos de los exponentes. Y el
cierre extraordinario de la última mesa. En resumidas cuentas son mis impresiones
de las últimas cuarenta y ocho horas. ¡Saludos Laura!

Ciudadana Herzeleid dijo...

Saludos, Rita, gracias por compartir y comentar, me encanta que cada quien tiene su versión, pero no deja de lado a ninguna de las otras :)