19 agosto 2015

Día de gusanos, domingo 9 de agosto del 2015

Cuatro tumbas con cloro, y jabón, pero los hijos de puta no morían.

Desde en la mañana del domingo ‎9‎ de ‎agosto, desperté con la rola "Dios bendiga a los gusanos" de Fobia, y la recordé porque un amigo que se llama Rogelio Flores va a sacar su novela "Un millón de gusanos".

La cuestión está en que nunca me he llevado bien con esas criaturillas rastreras, pero en casa implementamos un nuevo sistema de basura para separarla orgánico de inorgánico, y lo orgánico se lleno de gusano. Mi hermano no estuvo el fin de semana para ver eso. Total, ahí quedó, y estaba pensando en como odio a los gusanos, cada que los veo siento que caminan por mi piel y me comen
o eso sentía, pero hoy estaba siendo la diosa exterminadora, empecé con cuatro, les eché cloro, jabón, pero no morían, y luego detergente, pero no morían, entonces me arrodillé y dije "dios bendiga a los gusanos" y comencé a limpiar en friega. Primero barrí, trapee, los hacía sufrir, por que ellos me estaban haciendo sufrir a mí, y hasta pensé en el evangelio de los gusanos ¿existe alguno?
de cuatro gusanos uno escapó

Empecé barriendo, seguí torturando los gusanos, que realmente son larvas de mosca, las comecarne, pero para fines literarios son gusanos  después de barrer puse un disco. Y me puse a llorar, poquillo, por la hipersensibilidad menstrual, me conmovió la muerte de los gusanos. Y dije "bueno, ahora pongamos el de La Castañeda" (disco que ellos mismos me regalaron cuando se presentaron en SAn Pedro este 30 de junio) y comencé a barrer. No leí la lista, pero "El gusano" hizo su aparición en el disco en vivo de los 25 años.

"¡¡Me lleva la fregada!!" dije cuando empezó la rola, e imaginé que empezaría la venganza de los gusanos.

De las 6 hasta las 9 estuve combatiendo gusanos que querían vivir, que salían del bote pero se negaban a morir, porque ellos aparecen con la muerte, la carne está muerta, y yo no los dejaba comer la carne putrefacta, menos con ese calor de 38 grados Celsius, y justo cuando me relajaba viendo el DVD ¡Tómala! Llega mi hermano a cortar la inspiración, pero no lo puedo culpar porque sencillamente no sabe lo que pasa en mi cabeza.

Y ya tenía todo este asunto pensando, una novela de mi aventura con los gusanos ¿o por qué no un cuento? incluso quería un estado de facebook, pero se me ocurrió preguntar lo que no, si podía postear esto, y me dijo que no había pedo, pero que él no se sentiría muy orgulloso de decir que en la casa hay gusanos "gusanitos organicos nada del otro mundo" me dijeron por el face, y mi hermano me dijo "pero si te sirve de proceso creativo, pues sí ponlo, pero insisto, no me sentiría orgulloso de ello"

A mí siempre me los presentaron como el enemigo, los gusanos despreciables, pero luego pensé que serán los amigos cuando muera, no cuando viva. Me dan cosa los gusanos ver como se arrastran
por que "dios bendiga los gusanos que se han de comer mis ojos [...]cuando me sienta triste, se reirán cuando les cuente un chiste". Es que toda la vida le tuve miedo, cosa a los gusanos, pero ese domingo maté demasiados. Me sentí como en "Attack on Titan" el anime, yo era un titán. Sentí el tronido de los gusanos cuando los pisaba con la chancla, y los arrastraba.

Entonces cuando fui a acostarme puse el reproductor de mi laptop al azar: Gringosano de Control Machete. Vence tus miedos de chingazo.

Quizá no pude publicar esto en la inmediatez del facebook, pero este testimonio de hace dos semanas conjugó mucha limpieza mental, y también en casa. El pinche calor se da feo en el noreste, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila. Los gusanos son muerte, pero que vivan su vida afuera, no en mí hasta que ya toque.