20 junio 2016

¿Qué puedo hacer por Nochixtlan desde mi computadora?

No sé ni por donde empezar, no soy la cerebral cuando algo me afecta, mis sentimientos intervienen, pero ¿no es precisamente la omisión de sentimientos un resultado de algo tecnócrata e indiferente? Todo mi facebook se ha rodeado de las actualizaciónes, primero un apagón, después noticias sobre quienes estuvieron en hospitales y cómo niegan atenciones. No puedo sentir simpatía por los federales, quienes se suponen velan por la seguridad, pero nunca han hecho algo parecido. No puedo tampoco contenerme a un sólo estado de facebook, ni tampoco puedo estar como reportera ¿qué puedo hacer cómo escritora de ciencia ficción? Estoy fuera de la hegemonía al no estar en una beca, pero recibo un sueldo por trabajar como maestra asesora en Prepa Abierta (el plan de veintidós materias). Tengo esta pregunta pues a final de cuentas cuando algo me preocupa me siento mal de no poder ayudar. 

Nunca he estado en Oaxaca, y podría ponerme en la postura cómoda que me da el internet y decir que no existe (cómo los pendejos conspiracionistas que declaran que una lagartija domina el planeta, a veces les creo cuando los gobernantes envían a sus engendros del mal sin sentir la menor simpatía o empatía por las personas, eso no es ni de los homínidos... en fin, no es un argumento, es una idea al aire). A lo que voy es ¿qué puedo hacer por Nochixtlan si no estoy cerca?¿qué puedo hacer por Reynosa si la tengo a tres horas de distancia. Es exactamente lo mismo, y no quiere decir que sea indiferente, es sólo el tener la realidad como barrera, la realidad de quienes sólo ven la televisión abierta (afortunadamente yo llevo como casi cinco años sin verla ¿alguien más?). Con esto no tengo una solución, pero sí una idea: mi madre me dijo que soy egoísta al darme tanta importancia por creer que moriría, o no merecía vivir por estar en Reynosa, por cargar las culpas, saber que el mal vendría al norte, que llegaría en forma de hormigas gigantes que destruirían la ciudad (un sueño profético que tuvo mi tía Linda, la enfermera de la familia, del ISSSTE y la que regañaba y cagoteaba a suicidas y cuidaba a las madres de familia). Madre me dijo que me daba tanta importancia por el miedo a morirme que no disfruté el convivir con una banda importante como La Castañeda, eso que ahora llamamos parálisis, la misma que ocurrió hace seis años con la legitimación a la de a huevo del gobierno PRIísta y Enrique Peña Nieto, quien no debemos olvidar que también años antes había reprimido a muchísima más gente en el Estado de México, quien también no debemos olvidar que antes tenía a un pelón innombrable llamado Carlos Salinas de Gortari que también había dejado a otros como Zedillo, pero perdí algo, los dos miles, con Felipe Calderón y con Vicente Fox, quienes también dejaron todo esto hecho un desmadre, y podríamos irnos más atrás, más atrás y más atrás en la historia, entonces podría entenderlo, y lo voy entendiendo. Nos tienen como sus pendejos, la gente que no sabe de todos estos desmadres desde antes, la minoría que estamos en desacuerdo, y la mayoría que no sabe lo que hace porque no entiende porque no tiene que comer porque no tiene ni una tortilla ni un pan.

En esta casa sobra la comida ¿a alguien más le sobra la comida para ayudar? en países de primer mundo se está reconsiderando no desperdiciar la comida, dejarla en donde se pueda necesitar, medidas anarquistas que realmente solo se trata de fundarlo en una sola sociedad de personas conscientes.

Entonces ¿qué decía de lo anterior? Que al final es demasiado enfoque individual que no se puede ir a lo grupal, pero los maestros van a lo grupal. Si algo les digo a mis alumnos siempre es que la educación es excelente, siempre será necesaria. No es algo inmediato pero México es un país tan contrastante que no puedes hablar de una hegemonía, como quieren hacer creer, si no de muchas. De las cosas que no se dicen en la historia de México es que hubo separaciones, y estas mismas están permeando en uno que otro pendejo del norte, del sur, del este y del oeste que va diciendo "¡Debemos separarnos!¡no hay nada en común con ellos!¡Ellos no comen (inserte su palabra aquí)! Ellos tienen la piel (inserte su color aquí)!¡Ellos no son (inserte su puta etiqueta aquí)!", ante todo esto está la enfermedad de la ignorancia, la separación. Y si hay alguien que quiera seguirlo cegado por el miedo, hágalo, de verdad, verá como eso le trae buenos resultados en la vida (es sarcasmo).

¿Qué puedo hacer por los maestros en Nochixtlan que sólo pedían una evaluación más heterogénea y no basada únicamente en la volencia instituciónal? Nada, realmente, sólo seguir las noticias en internet, ser hija del ruido de la época que me ha tocado. Observar, y narrar, no desde la realidad. Quien me conoce sabe que siempre escribo historias basadas en la fantasía, aquellas que piden una suspensión de la incredulidad, pueden meterme en la clasificación de la evasión, es necesaria para cuando tratamos de analizar la realidad. Admiro a los héroes que pueden narrarla en el momento, los periodistas, cronistas y analistas de la comunicacion (aquellos que no son unos vendidos al sistema, por supuesto, o incluso aquellos que esten dentro del sistema y que aún así se salen del huacal de ello).

¿Cuando hemos tenido un sistema confiable en los últimos cuarenta años? México tiene apenas doscientos y son tantas broncas, tantos problemas, situaciones, puntos de vista, que es difícil ponerlo en uno solo, pero lo que nos queda es admitir la pluralidad y la multiculturalidad. Ver que no todo es Europa y Estados Unidos. México tiene cosas buenas, como las miles de bibliotecas abandonadas, y los miles de planes que incluso se han copiado otros lugares (en serio, una checada al sistema cultural los hará entender) ¿Nochixtlan?¿Maestros? ¿Qué puedo hacer? A algunos en facebook dije que se podía registrar, de otros... bueno, sólo me queda hacer esta pinche entrada en blogger sacada con capturas de facebook que permite dar un panorama







La cuestión es que uno no puede dejarse llevar por el miedo, pero tampoco por la pasión, los muertos siguen saliendo, pero al menos en esta era de redes sociales, alguien debe enseñar como no caer en la confusión ¡y actuar! Le temen a las humanidades porque son las que se hacen preguntas, estas no tienen nada de malo, pero a muchos les molestan las preguntas porque son las que dejan posibilidades y cierres.

Pero para eso existe la ciencia ficción, el blog personal, un análisis breve. Nadie intelectualiza sobre el proceso creativo, pero que otro tenga oportunidad de ver lo que dice otro, y se exprese y quede ya es algo que pudiera ayudar a despertar lo que se quiera preguntar.

No, no puedo hacer mucho, pero escribir una entrada en blog para preguntar y para registrar, eso sí lo puedo hacer*

*visitar Nochixtlan en un futuro no escrito e incierto, sé que hacen un excelente chocolate y un pan muy sabroso, no sin antes olvidar Michoacán y seguir visitando Reynosa, y seguir poniendo las guías de cómo sobrevivir a este México desde lo creativo.

No hay comentarios.: